Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Exabogado de Trump es condenado a tres años de prisión

Durante los dos años de investigaciones, Cohen es el primero y, hasta ahora, el único miembro del círculo de Trump en ir a la corte e implicar al presidente en un crimen, aunque queda abierta la pregunta de si la Constitución permite que un mandatario sea enjuiciado

Por: AP

Michael Cohen, izquierda, exabogado del presidente Donald Trump, sale de un tribunal federal tras ser sentenciado en Nueva York, el miércoles 12 de diciembre de 2018. (AP Foto/Craig Ruttle)

Michael Cohen, izquierda, exabogado del presidente Donald Trump, sale de un tribunal federal tras ser sentenciado en Nueva York, el miércoles 12 de diciembre de 2018. (AP Foto/Craig Ruttle)

NUEVA YORK (AP) — Michael Cohen, alguna vez abogado devoto y solucionador de problemas del presidente Donald Trump, fue condenado el miércoles a tres años de prisión por delitos que incluyen pagar dinero para ocultar las presuntas aventuras sexuales de su jefe, y declaró ante un juez federal que su “lealtad ciega” lo llevó a encubrir las “sucias andanzas” de Trump.

De forma separada, los riesgos legales y políticos que circundan a Trump parecieron profundizarse cuando los fiscales anunciaron que presentaron otra pieza del rompecabezas en el caso de los pagos a las mujeres: la sociedad matriz del tabloide National Enquirer reconoció haber hecho uno de esos pagos “en coordinación” con la campaña de Trump para protegerlo de una historia que pudo haber afectado su candidatura.

Cohen, de 52 años, movió ligeramente la cabeza y cerró los ojos cuando el juez anunció la sentencia por evadir 1,4 millones de dólares en impuestos, mentir sobre los acuerdos comerciales de su jefe en Rusia y violar las leyes que regulan el financiamiento de las campañas al comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels y de la modelo de Playboy Karen McDougal, que dicen haber tenido relaciones sexuales con Trump. Cohen y los fiscales federales han dicho que esos pagos fueron hechos por instrucciones de Trump para influir en los comicios.

“Una y otra vez sentí que era mi deber encubrir las sucias andanzas en lugar de escuchar a mi propia voz interior y a mi brújula moral”, dijo un emocionado Cohen, un abogado que alguna vez alardeó que “recibiría una bala” con tal de defender a su jefe. “Mi debilidad puede ser caracterizada como una lealtad ciega a Donald Trump, y fui débil por no tener la fuerza para cuestionar y rechazar sus exigencias”.

Ambos sucesos representan una doble dosis de malas noticias para el presidente, que hizo caso omiso a las preguntas de los reporteros sobre Cohen en la Casa Blanca.

Durante los dos años de investigaciones, Cohen es el primero y, hasta ahora, el único miembro del círculo de Trump en ir a la corte e implicar al presidente en un crimen, aunque queda abierta la pregunta de si la Constitución permite que un mandatario sea enjuiciado.

En un indicio de más problemas para el presidente, Cohen dijo que seguirá cooperando con los fiscales, y uno de sus asesores jurídicos indicó que el exabogado de Trump también está preparado para decirle al Congreso “todo lo que sabe” si se lo piden.

En la audiencia de sentencia, el abogado defensor Guy Petrillo imploró indulgencia para Cohen, diciendo que “dio la cara para ofrecer evidencia contra la persona más poderosa en nuestro país”.

El juez de distrito William H. Pauley III dijo que el abogado merecía un crédito modesto por admitir culpabilidad y cooperar en una investigación federal sobre los intentos de Rusia de influir en las elecciones presidenciales, pero que su ayuda “no significa borrón y cuenta nueva”.

“En algún punto del camino, el señor Cohen parece haber perdido su brújula moral”, afirmó el magistrado.

El juez también le ordenó a Cohen pagar 1,39 millones en compensación al Servicio Interno de Impuestos, que le sean confiscados 500.000 dólares y pague 100.000 dólares en multas. Se le ordenó que se presente en prisión el 6 de marzo y se fue sin decir palabra.

La sentencia se apega a lo que los fiscales solicitaron. Las directrices para emitirla pedían entre cuatro y cinco años, y el gobierno solicitó en los papeles judiciales que sólo se le disminuyera ligeramente a Cohen.

La condena fue la culminación de un espectacular ascenso y rápida caída de un abogado que se adhirió a la suerte de su principal cliente, ayudándolo a llegar a la presidencia, y luego se volvió en su contra, cooperando con dos investigaciones relacionadas: una dirigida por fiscales federales en Nueva York, y la otra por el fiscal especial Robert Mueller, quien dirige la investigación sobre Rusia.

Más allá de los acuerdos de culpabilidad, se desconoce exactamente qué le dijo Cohen a los fiscales y cuánto le queda por decir, aunque una fiscal de Mueller, Jeannie Rhee, dijo en la corte que Cohen ha “proporcionado información congruente y creíble sobre asuntos cruciales relacionados con Rusia que están siendo investigados”. Expertos legales dijeron que la sentencia de Cohen podría ser reducida si continúa cooperando.

En esta nota: