Mundo

Excolega habla de acusado de espiar en Twitter para A. Saudí

La mujer agregó que ella y otros amigos están pensando en enviar cartas de apoyo a la corte a favor de Abouammo y ofrecerse a declarar como testigos

Por  AP

ARCHIVO - En esta fotografía del 9 de julio de 2019 se muestra el logotipo de Twitter afuera de un edificio en San Francisco. (AP Foto/Jeff Chiu, Archivo)

ARCHIVO - En esta fotografía del 9 de julio de 2019 se muestra el logotipo de Twitter afuera de un edificio en San Francisco. (AP Foto/Jeff Chiu, Archivo)

SAN FRANCISCO (AP) — Una excolega de un hombre acusado de trabajar para el gobierno saudí para recabar información personal en miles de cuentas de Twitter dijo que no recuerda que él estuviera interesado en la política.

Una denuncia desprecintada en una corte de distrito de San Francisco detalló esta semana una labor coordinada de funcionarios del gobierno saudí para reclutar empleados de la red social para que revisaran la información privada de miles de cuentas de Twitter.

Shirine Hossaini dijo el jueves que ella y Ahmad Abouammo, exempleado de Twitter, trabajaron varios años juntos en las oficinas de la cadena Middle East Broadcasting Networks en Springfield, Virginia.

Hossaini dijo que Abouammo era “realmente dulce, muy considerado y realmente confiable”.

Él y el saudí Ali Alzabarah fueron acusados de actuar como agentes de Arabia Saudí sin haberse registrado ante las autoridades de Estados Unidos. Abouammo está detenido y Alzabarah está en Arabia Saudí.

Hossaini dice que ella trabajó en promociones y que él estaba a cargo de redes sociales cuando los dos trabajaban en la empresa de medios que es financiada por el gobierno estadounidense.

La mujer agregó que ella y otros amigos están pensando en enviar cartas de apoyo a la corte a favor de Abouammo y ofrecerse a declarar como testigos.

Las cuentas que debían revisar incluían la de un periodista popular con más de un millón de seguidores, así como de otros críticos del gobierno.

La denuncia también sostiene que los empleados, cuyos puestos no requerían que tuvieran acceso a la información privada de los usuarios de Twitter, fueron recompensados con un reloj de diseñador y decenas de miles de dólares canalizados a cuentas bancarias secretas.

El gobierno saudí no comentó por el momento a través de su embajada en Washington. Tampoco se informó del caso en la prensa oficial.

Por su parte, Twitter reconoció que cooperó con la pesquisa y dijo en un comunicado que restringe el acceso a información delicada de las cuentas a “un grupo limitado de empleados capacitados e investigados”.