Mundo

Familias migrantes no acuden a audiencia

ESTADOS UNIDOS

Por: EL DEBATE

Washington (AP) _ Decenas de miles de familias jóvenes detenidas cuando cruzaban la frontera de manera irregular este año no cumplieron con la orden de presentarse en fecha posterior ante agentes federales de inmigración, según ha reconocido en privado el Departamento de Seguridad Nacional.

Un funcionario del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) reveló que el 70% de las familias de inmigrantes que el gobierno dejó en libertad en territorio estadounidense no se presentaron a entrevistas dispuestas para semanas después.

El funcionario de la ICE hizo esta revelación en una reunión confidencial en la sede en Washington con defensores de los inmigrantes que participaban en un grupo de trabajo sobre políticas de detención. The Associated Press obtuvo una grabación de audio de la reunión, realizada el miércoles, y entrevistó a algunos participantes.

En la grabación obtenida por la AP, el gobierno no dio la cifra de familias liberadas en Estados Unidos desde octubre. Considerando que algunos cientos de familias han regresado a sus países de origen y que las instalaciones de detención pueden alojar apenas a unas 1.200 personas, la cifra de 70% indica que el gobierno dejó en libertad unos 41.000 miembros de familias migrantes que posteriormente incumplieron la orden de comparecer.

El funcionario, al que no se identifica por nombre en la grabación, dijo que se había ordenado la deportación de al menos 860 personas detenidas como familias en la frontera a partir de mayo, pero que solo se había deportado a 14.

En un comunicado enviado el jueves por correo electrónico, la vocera del ICE, Gillian Christensen, dijo que la tasa de personas que no se presentan ``representa un panorama aproximado de los individuos hallados desde mayo'' que no se reportaron al ICE. Christensen añadió que algunas de esas personas todavía pueden estar reportándose a las audiencias del tribunal de inmigración y un número ``significativo'' de los casos de deportación siguen pendientes ante los jueces.

La AP informó en junio que el gobierno se negó a revelar cuántas de las familias migrantes centroamericanas detenidas en el momento de cruzar la frontera había dejado en libertad en los últimos meses o cuántas habían comparecido en los 15 días subsiguientes como se les había ordenado. La AP observó que altos funcionarios con conocimiento directo del asunto, tanto de Seguridad Nacional como de la Casa Blanca, habían evitado dar una respuesta en al menos siete ocasiones durante dos semanas, señalando que no conocían la cifra o bien que no la tenían a mano.

En el mismo período, la oficina de asuntos públicos del Departamento de Seguridad Nacional no respondió a una decena de pedidos de las cifras.

Más de 66.000 migrantes que viajaban en familia, en su mayoría madres y niños menores, han sido detenidos en la frontera desde octubre del año pasado. Casi 60.000 de esos migrantes provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala no pueden ser repatriados de manera inmediata, por lo que el gobierno los deja en libertad dentro de Estados Unidos con la orden de comparecer en los 15 días siguientes en la oficina más próxima del ICE.

En la reunión, el agente del ICE reconoció las cifras y explicó que el gobierno decidió abrir un centro de detención temporal para familias en Artesia, Nuevo México. Posteriormente, una cárcel para inmigrantes en Texas fue convertida para familias con capacidad para 530 personas. Se abrirá un centro similar en Texas en los próximos meses. Antes de Artesia, el gobierno sólo podía alojar a un centenar de personas en su único centro de detención para familias, en Pennsylvania.

Defensores de los inmigrantes se han quejado de que los nuevos centros de detención castigan a los inmigrantes que en última instancia podrían obtener una respuesta positiva a sus solicitudes de asilo legales para permanecer en Estados Unidos. En la reunión, también cuestionaron si los funcionarios de inmigración habían instruido de manera clara y correctamente a los inmigrantes para presentarse ante los agentes federales dentro del plazo de 15 días.

El funcionario del ICE dijo que era necesario detener a las familias para asegurarse de que no desaparecieran dentro de Estados Unidos. Animó a los grupos de apoyo a ayudar a encontrar formas de asegurar que los inmigrantes se reporten ante los agentes federales como se les ordena, de modo que el gobierno pueda empezar a procesar sus casos, incluyendo cualquier solicitud para permanecer en Estados Unidos con autorización legal.

En esta nota:
  • noticias
  • méxico
  • migrantes
  • estados unidos
  • ice
  • nuevo méxico
  • el salvador
  • audiencia
  • washington
  • departamento de seguridad nacional