publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Filadelfia crea un desvío y sapos pueden cruzar

FILADELFIA

Filadelfia, (AP).- Llegó el momento del año en Filadelfia en el que miles de sapos bebé saltan para cruzar una concurrida calle residencial en medio de las lluviosas noches de verano.

Los sapitos cruzan el camino para llegar a los bosques del otro lado, donde comerán mosquitos y crecerán para volverse sapos americanos de tamaño normal (Bufo americanus). Después de un par de años, ya como adultos, volverán a hacer el viaje pero en sentido inverso, a menos que sean aplastados por un automóvil.

Ahí es donde entra en juego el desvío para sapos.

El Centro Schuylkill para la Educación Ambiental instala cada año un retén en el barrio de Roxborough, a fin de desviar los automóviles y permitir que los anfibios puedan cruzar la calle de dos carriles sanos y salvos.

El ciclo anual inicia en primavera, cuando los sapos adultos, que pueden caber en la palma de una mano, emergen de los bosques para reproducirse.

Cruzan la avenida Port Royal, suben a saltos un terraplén de unos tres metros de altura (10 pies) y luego viajan hacia una colina de vegetación densa para aparearse en el abandonado embalse de Upper Roxborough. Sus pequeños descendientes -cada uno del tamaño de una pasa- hace el viaje a la inversa unas seis semanas más tarde.

La noche del lunes había tantos sapitos en movimiento que parecía que el lodoso margen de la carretera estaba vivo. Varios voluntarios los recogían en vasos de plástico y los depositaban del otro lado.

"No esperaba en absoluto que hubiese tantos", dijo Kaitlyn Hunt, de 17 años, mientras sostenía un vaso con más de una decena de sapitos. "Y son tan pequeños. Parecen bichos".