Mundo

Filipinas enjaula a quien viola cuarentena por coronavirus, denuncian

Human Rights Watch denunció que el gobierno de Filipinas está encerrando en jaulas para perros a quienes no respetan la cuarentena por COVID-19

Por  Raúl Durán

La gente se abarrota frente a una tienda de suministros médicos que vende cubrebocas un día después de confirmarse el primer muerto por coronavirus en Manila.(Foto: Reuters)

La gente se abarrota frente a una tienda de suministros médicos que vende cubrebocas un día después de confirmarse el primer muerto por coronavirus en Manila. | Foto: Reuters

Manila.- Ante la crisis global por la pandemia del coronavirus, las autoridades de Filipinas han comenzado a castigar a las personas que no respetan la cuarentena confinándolas en jaulas para perros y exponiéndolas durante horas al sol, denunció este jueves Human Rights Watch (HRW).

La organización no gubernamental dedicada a la defensa de los derechos humanos calificó de anticonstitucionales las medidas impuestas por el gobierno de Rodrigo Duerte para contener la propagación del COVID-19.

Los reportes señalan que a lo largo del país han confinado personas en jaulas para perros y las han obligado a permanecer bajo el sol durante horas tras detenerlas en la vía pública.

El pasado 20 de marzo en la ciudad de Santa Cruz, ubicada al sur de Manila, agentes policiacos presuntamente encerraron durante toda una noche a cinco jóvenes en una jaula, acorralados por perros callejeros, por no haber acatado el toque de queda y agredirlos verbalmente.

Pasajeros usan cubrebocas en un taxi colectivo de Manila. Foto: Reuters

Otro caso habría sucedido en Parañaque, en el área metropolitana de la capital, donde autoridades forzaron a los detenidos a sentarse bajo el fuerte sol del mediodía, argumentando luego que simplemente no tenían otro sitio donde retenerlos.

La Policía y los funcionarios locales deben respetar los derechos de las personas arrestadas por violar el toque de queda y otras regulaciones de salud", declaró en respuesta el subdirector de HRW para Asia, Phil Robertson.

Además, advirttieron que la detención indiscriminada durante la cuarentena colmará los centros de detención (los más abarratados del mundo), propiciando una rápida propagación del COVID-19.

El presidente filipino decretó estado de alerta y cuarentena total en la isla de Luzón -la mayor del país- con el objetivo de frenar la expansión de la pandemia. Cientos de personas han sido detenidas desde entonces por no acatar la restricción.

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, declaró estado de alarma para la isla de Luzón, la mayor del país asiático. Foto: AFP

Asimismo, las autoridades instalaron puestos de control en las entradas de Manila para revisa la temperatura a los automovilistas y constatar que no presenten síntomas sospechosos.

Hasta el momento Filipinas ha registrado 636 casos confirmados y 38 muertes por coronavirus, sin embargo, apenas el 0.0018% de la población ha sido sometida a pruebas, por lo que se sospecha que la cifra de casos en realidad sea mucho mayor.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo