Mundo

Fuerzas sirias ocupan una estratégica localidad fronteriza

Las caravanas de fuerzas gubernamentales ingresaron a Kobani al caer la noche, dijo un residente

Por  AP

Una caravana del Ejército Siria Libre, respaldado por Turquía, ingresa a territorio turco cerca de Azaz, Siria, el miércoles 16 de octubre de 2019. (AP Foto)

Una caravana del Ejército Siria Libre, respaldado por Turquía, ingresa a territorio turco cerca de Azaz, Siria, el miércoles 16 de octubre de 2019. (AP Foto)

CEYLANPINAR, Turquía (AP) — Las fuerzas sirias ingresaron la noche del miércoles a la estratégica localidad fronteriza de Kobani, obstaculizando uno de los caminos para que el ejército de Turquía estableciera una “zona de seguridad” libre de combatientes kurdos en la frontera como parte de su ofensiva.

La captura de Kobani por elementos leales al presidente sirio Bashar Assad también resalta un cambio drástico en el noreste de Siria: La localidad fue el lugar en donde el ejército de Estados Unidos y combatientes kurdos unieron fuerzas por primera vez para derrotar al grupo Estado Islámico hace cuatro años y tiene un enorme significado simbólico para los kurdos sirios en sus ambiciones de independencia.

Las caravanas de fuerzas gubernamentales ingresaron a Kobani al caer la noche, dijo un residente. El habitante, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, fue uno de los pocos que permaneció en el área ante los temores de un ataque turco a la localidad. La prensa estatal siria confirmó la entrada de tropas al lugar.

La presencia siria en Kobani establece un límite a las ambiciones turcas en cuanto a su ofensiva. La localidad se encuentra entre un enclave controlado por turcos al oeste, y pequeñas zonas al este de las que Turquía asumió control durante la última semana.

Turquía ha hablado de establecer una “zona de seguridad” de 30 kilómetros (10 millas) para alejar a los combatientes kurdos de la región fronteriza. Las fuerzas turcas han lanzado ataques hacia Kobani en los últimos días pero sus tropas no han avanzado por tierra hacia la ciudad.

La disputa por Kobani convirtió al que fuera un irrelevante pueblo en parte central de una campaña internacional contra el Estado Islámico, con equipos de televisión arribando al lado turco de la frontera para rastrear las columna de humo que se originaban por las explosiones en la zona. El entonces secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, declaró que “sería muy difícil, moralmente” no ayudar a Kobani.

Los extremistas del Estado Islámico finalmente fueron expulsados a principios de 2015 en su primera gran derrota, y se forjó una alianza que eventualmente derrocaría al “califato” del grupo en Siria.

Ahora, las autoridades kurdas accedieron permitirle a Damasco desplegar a su ejército en la localidad y otras partes del noreste de Siria para protegerlos de la ofensiva turca después de que el mandatario estadounidense Donald Trump retiró a las tropas que colaboraban con los kurdos.