Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Garry Kaspárov quiere la presidencia de la FIDE

CENTURION

Sudáfrica, (AP).- Garry Kaspárov, un azerbaiyano que se convirtió en el campeón mundial de ajedrez más joven de la historia en 1985 a los 22 años de edad, pero quien se retiró de la profesión dos décadas después, quiere regresar como jefe de la federación rectora de ese deporte, retando a quien ha sido su presidente durante mucho tiempo en una campaña que tiene a ambos bandos en posición de ataque.

La búsqueda del liderazgo de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE por sus iniciales en francés), cuya elección se realizará en agosto, tiene además una arista política, siendo Kaspárov un fuerte crítico de las acciones del presidente ruso Vladimir Putin y de la intromisión rusa en Ucrania. Kirsán Iliumyínov, presidente de la FIDE, es cercano a Putin y apareció el lunes con él muy amigablemente en un torneo infantil de ajedrez en Sochi, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014.

Kaspárov, quien ha sido calificado de visionario y ambicioso, es el único adversario de Iliumyínov, un acaudalado empresario quien fue presidente de la región rusa de Kalmukia, predominantemente budista, y quien ha dirigido la FIDE desde 1995.

En una entrevista con The Associated Press en Sudáfrica, Kaspárov desplegó su lado combativo cuando se le preguntó sobre el reto de promover el ajedrez en África, donde mucha gente batalla por recursos básicos.

"La pregunta está equivocada por completo. No te voy a decir que jugar ajedrez reemplazara la carencia de agua limpia o pan", dijo Kaspárov durante su visita en la cual recibió el apoyo de la federación de ajedrez de Sudáfrica.

Kaspárov ha descrito a Putin como un dictador arrogante y, en la entrevista con la AP, criticó a Iliumyínov por "trabajar con oligarcas rusos en el Kremlin".

El propio portal de internet de la FIDE reportó un confortable encuentro entre Putin e Iliumyínov.

En el torneo de Sochi, un sonriente Putin instruyó al presidente de la federación internacional para que realizara el movimiento de apertura simbólico sobre un tablero, después de lo cual Iliumyínov movió un peón y dijo al mandatario ruso: "Su misión está completada", según el sitio web. A esto siguieron aplausos y los dos hombres tuvieron entonces una reunión en un salón adyacente.