Mundo

Glenn Greenwald dice que intento de intimidación en Brasil no lo detendrá

El periodista estadounidense Glenn Greenwald dijo que seguirá publicando los reportajes con que viene sacudiendo a Brasil
 

Por  EFE

El periodista estadounidense Glenn Greenwald(Archivo EFE)

El periodista estadounidense Glenn Greenwald | Archivo EFE

Río de Janeiro.- El periodista estadounidense Glenn Greenwald dijo este jueves que la denuncia que le hizo la Fiscalía brasileña por divulgar conversaciones comprometedoras de autoridades no pasa de un intento para intimidar a la prensa, y que seguirá publicando los reportajes con que viene sacudiendo a Brasil.

"Estamos trabajando ahora con más revelaciones y seguiremos publicando todos los reportajes que veníamos preparando. Obviamente no vamos a parar por ese intento de intimidación. Vamos a seguir nuestro trabajo periodístico hasta el fin", afirmó Greenwald en una entrevista a Efe en Río de Janeiro, en donde reside con su pareja, el diputado izquierdista brasileño David Miranda.

El periodista, a quien el exanalista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en 2013, es el editor del portal The Intercept Brasil, que desde 2018 viene divulgando comprometedoras conversaciones entre los fiscales responsables por la Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil.

Las conversaciones, interceptadas por piratas informáticos brasileños en los servidores de la aplicación Telegram, pusieron en duda la imparcialidad del actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, cuando ejercía como principal juez de la Lava Jato, en especial en los procesos que concluyeron con la condenación y el encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Esa denuncia es un intento obvio de atacar la prensa libre en represalia por las revelaciones que relatamos sobre el ministro Moro y el Gobierno (del presidente Jair) Bolsonaro", aseguró.

Pese a que la Policía Federal no presentó cargos en su contra y a que una sentencia de la Corte Suprema prohibía que se le investigara por el ejercicio de su profesión, la Fiscalía incluyó su nombre entre los siete denunciados el pasado martes por interceptación telemática ilegal y asociación para delinquir por su responsabilidad en la obtención y divulgación de las conversaciones.

Para Greenwald, la denuncia de la Fiscalía no solo atenta contra la libertad de prensa en Brasil sino que está enmarcada en un plan del Gobierno del líder ultraderechista para "llevar al país nuevamente a un régimen dictatorial".

"La acusación no fue algo aislado. La semana pasada ya había sido divulgado un informe según el cual el 54 % de los ataques contra los periodistas en Brasil fueron hechos por Bolsonaro. Además, otro fiscal intentó criminalizar las críticas a Sergio Moro", afirmó.

"Bolsonaro está atacando y amenazando todo el tiempo a los periodistas. Entonces, obviamente se trata de un plan, de un objetivo de este Gobierno, para traer la represión de regreso a Brasil", agregó.

Según Greenwald, en sus 30 años como congresista Bolsonaro repitió que no cree en la democracia ni en la prensa libre.

"Obviamente gran parte del movimiento de Bolsonaro quiere retroceder el país a la época de la dictadura (1964-1985). Yo soy muy explícito sobre eso y por eso este intento de criminalizar el periodismo, de atacar la prensa libre, de intimidar a cualquiera que esté contra el Gobierno, de crear un clima de miedo", dijo.

Bolsonaro. / Archivo EFE.

Para el editor de The Intercept, la decisión del fiscal configura un "claro y drástico abuso de poder" debido a que la Policía Federal ya había analizado todo el material y concluido que él no cometió "ningún crimen" y que, por el contrario, ejerció "el periodismo de forma muy responsable y con mucha cautela".

"Se trata de una violación a la libertad de prensa promovida por el mismo fiscal que intentó criminalizar las críticas contra Sergio Moro hechas por Felipe Santa Cruz (el presidente del Colegio de Abogados de Brasil). Y esa denuncia (contra Santa Cruz) fue rechazada por la Justicia", relató.

Greenwald dijo que, con base en todos esos argumentos, sus abogados ya presentaron un recurso para que el juez responsable rechace la denuncia en primera instancia y la archive.

Aseguró que la conversación telefónica que tuvo con uno de los hackers y en la que el fiscal basó toda la acusación ya había sido escuchada por la Policía Federal, que consideró que no representaba prueba de ningún delito.

"La Policía Federal analizó ese mismo audio y concluyó que no había ninguna evidencia de crimen. Según la Policía, esa conversación mostró que yo hice exactamente lo contrario, porque le dije (al hacker) que no podía darle consejos a la fuente sobre si debía borrar o no las conversaciones", dijo.

"Pero incluso si yo lo hubiera hecho, el periodista tiene el derecho, la obligación ética, de proteger su fuente. Por eso, dar un consejo para intentar ayudar a la fuente para que no sea detenida no es crimen. Es algo que periodistas hacen todos los días", agregó.

El periodista afirmó que criminalizar una conversación entre un periodista y su fuente es criminalizar la prensa y que por eso recibió el respaldo de organizaciones de defensa de los derechos humanos y de la libertad de prensa en todo el mundo, que condenaron la decisión de la Fiscalía.

Entre las organizaciones que salieron en su defensa destacan Amnistía Internacional y Human Right Watch, pero también lo hicieron el Relator Especial de la ONU sobre Libertad y Expresión, David Kaye, y hasta el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo