Mundo

Guía supremo iraní descarta cualquier diálogo con Trump

El ayatolá Alí Jamenei descartó cualquier tipo de discusión con EU durante la visita del primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien tenía la esperanza de rebajar las tensiones en medio oriente

Por  AFP .

Guía supremo iraní descarta cualquier diálogo con Trump.(AFP)

Guía supremo iraní descarta cualquier diálogo con Trump. | AFP

Irán.- El guía supremo iraní descartó categóricamente cualquier tipo de discusión con el presidente estadounidense Donald Trump, al recibir el jueves al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, que viajó a Teherán con la esperanza de contribuir a rebajar las tensiones en Medio Oriente.

Esta visita inédita fue superada por la actualidad al coincidir con unos misteriosos nuevos ataques en el mar de Omán contra dos petroleros, similares a aquellos de mayo contra cuatro barcos alrededor del estrecho de Ormuz y que significaron una nueva escalada de tensión en la región.

"No considero a Trump como una persona digna de intercambiar mensajes con él", dijo el guía supremo iraní, Alí Jamenei, a Abe.

"No tengo respuesta para él y no le responderé", agregó Jamenei.

Poco después, Trump reaccionó a estas declaraciones asegurando que es demasiado pronto para "siquiera pensar" en la posibilidad de entrar en negociaciones con Irán.

"Personalmente siento que es demasiado pronto para siquiera pensar en lograr un acuerdo. Ellos no están listos, ¡y nosotros tampoco!", afirmó el mandatario en un tuit en el que aseguró sin embargo apreciar una misión de mediación del primer ministro japonés.

Tras la encuentro con Jamenei, Abe, el primer jefe de gobierno japonés que viaja a Irán desde 1978 y que se reúne con el número uno de la República Islámica, dijo por su parte que compartió "con toda honestidad" sus puntos de vista personales "sobre lo que el presidente [estadounidense] tiene en mente".

Estimó que la reunión era "un paso importante" para garantizar la paz y la estabilidad en la región.

Las ya fuertes tensiones debido a la crisis entre Estados Unidos e Irán, no han hecho más que aumentar en la región debido a nuevos ataques de origen indeterminado contra dos petroleros, uno noruego y el otro japonés, en el Golfo de Omán.

El presidente iraní, Hasan Rohani, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en una rueda de prensa común en Teherán, el 12 de junio de 2019. Foto: AFP.

"Amenaza para la paz"

Este nuevo episodio se produce casi un mes después del ataque a cuatro barcos, incluidos tres petroleros, frente a los Emiratos Árabes Unidos, por los cuales Washington señaló a Teherán.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, reaccionó rápidamente y dijo que la coincidencia entre los ataques y la visita de Abe era altamente sospechosa.

"La palabra sospechoso es poco para describir lo que se deduce aparentemente" de estos "ataques" contra "buques cisterna vinculados con Japón ocurridos cuando el primer ministro (Abe) estaba reunido" con el líder supremo de Irán, escribió Mohamad Javad Zarif en Twitter.

Estados Unidos no demoró en acusar a Teherán de ser el "responsable" de estos nuevos ataques.

"La evaluación de Estados Unidos es que la República Islámica de Irán es responsable de los ataques", dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a periodistas.

El jefe de la diplomacia estadounidense agregó que esto "representa una clara amenaza para la paz y la seguridad internacionales".

La visita de Abe, que el miércoles se reunió con el presidente Hasan Rohani, se produce en plena tensión entre Irán y Estados Unidos que hace temer incidentes en el Golfo.

También preocupa el futuro del acuerdo de Viena de 2015 sobre el programa nuclear iraní, después de que Estados Unidos se retirara unilateralmente en 2018.

Japón es un aliado clave de Washington, rival de Teherán, y tradicionalmente tiene buenas relaciones con Irán.

"Nadie quiere una guerra. Japón quiere tener un papel de primer plano para rebajar la tensión", dijo Abe el miércoles tras reunirse con Rohani.

Japón, que hasta hace poco todavía importaba un 5% de su petróleo de Irán, tuvo que renunciar a esas compras para evitar las sanciones estadounidenses.

"Guerra económica"

Rohani consideró que la "raíz" de las tensiones en la región está en "la guerra económica de Estados Unidos contra Irán". "Cuando termine, veremos un cambio muy positivo en la región y en el mundo", aseguró.

"Jamás vamos a desatar una guerra, incluso contra Estados Unidos, pero opondremos una respuesta terrible si nos atacan", advirtió sin embargo Rohani, cuyo país acusa a los occidentales de ejercer una influencia "desestabilizadora" en Oriente Medio.

Rohani subrayó los puntos comunes con su invitado sobre la cuestión de las "armas nucleares" y dijo que los dos países "están en contra".

Desde la decisión estadounidense de retirarse del acuerdo de Viena, el gobierno del presidente Donald Trump restableció o reforzó las sanciones económicas contra Irán.