Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

HRW: Siria "castiga" destruyendo casas

SIRIA

"El ejército vino a nuestro barrio tras la demolición de Wadi al-Jouz, y nos advirtió con altavoces que el nuestro, Masha al-Arb'een, también sería destruido si una sola bala era disparada desde aquí", dijo a Human Rights Watch (HRW) una mujer siria que vio la destrucción del primer vecindario en la ciudad de Hama.

"Grité y lloré para que me dejaran pasar para ver qué sucedería con mi casa... El bulldozer ya estaba tirando algunas mientras sus dueños lo veían desde afuera. Rogué a los soldados que me permitieran recoger mis cosas y me dieron sólo unos minutos. Después, destruyeron mi casa. No quedó nada, ni los muros", dijo otra testigo.

Los testimonios aparecen en el reporte "Totalmente arrasados" de HRW, que denunció ayer que desde julio de 2012, autoridades sirias han demolido deliberada e ilegalmente miles de viviendas, en algunos casos vecindarios completos, utilizando explosivos y bulldozers, en Damasco y Hama, las dos ciudades más importantes de Siria. HRW dijo que las demoliciones, documentadas con el análisis de fotografías satelitales comerciales y testimonios de residentes y vecinos, así como videos, constituyen una violación al derecho humanitario y a las leyes de la guerra y parecen un "castigo colectivo a la población civil", en áreas opuestas al régimen.

En el informe de 38 páginas colocado en su sitio online, HRW señaló que funcionarios sirios y medios afines al gobierno argumentan que las demoliciones fueron parte de planes de remodelación urbana o de remoción de viviendas construidas ilegalmente."Sin embargo, las demoliciones fueron supervisadas por fuerzas militares y frecuentemente ocurrieron después de combates entre fuerzas gubernamentales y opositoras en esas áreas", aclaró HRW.

"Las circuntancias, así como declaraciones de testigos y de funcionarios del gobierno en medios sirios indican que las demoliciones estaban relacionadas con el conflicto armado y fueron una violación al derecho humanitario o a las leyes de la guerra".

HRW concluyó que en siete casos de demoliciones en gran escala se "violaron las leyes de guerra porque no había un propósito militar y parecían destinadas a castigar a la población civil, o porque causaron un daño desproporcionado a los civiles".

La organización humanitaria consideró que los responsables de esa "destrucción sin sentido de propiedades civiles o de imponer un castigo colectivo han cometido crímenes de guerra que deberían ser investigados y llamados a cuenta". HRW exhortó al gobierno sirio a cesar de inmediato las demoliciones que constituyen una violación del derecho internacional y demandó se paguen compensaciones y se den nuevas viviendas a las víctimas. También hizo un llamado al Consejo de Seguridad de la las Naciones Unidas y a la Corte Penal Internacional a investigar el asunto.

Imágenes satelitales analizadas por HRW muestran que desde julio de 2012, las autoridades sirias han demolido al menos 145 hectáreas de casas —un área equivalente a casi 200 campos de futbol—, en siete vecindarios de Hama y Damasco. Muchos de los inmuebles demolidos fueron bloques de departamentos de hasta ocho pisos. Miles de familias han perdido sus hogares por esta causa.

Algunas de las demoliciones, precisa el informe, tuvieron lugar luego de intensos combates entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes. En Damasco, por ejemplo, las autoridades demolieron casas en los barrios de Tadamoun y Qaboun, inmediatamente después de que fuerzas oficiales replegaron una ofensiva militar opositora en la capital, a mediados de julio de 2012. Dos vecindarios en Hama que las tropas del gobierno destruyeron entre septiembre y octubre de 2012 y abril y mayo de 2013, habían sido presuntamente utilizados por los combatientes de los rebeldes para moverse dentro y fuera de la ciudad".