Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Habitantes aterrorizados tras asesinatos en Pennsylvania

"La gente está realmente muy desorientada y en estado de shock y preguntando '¿es esto realmente el fin del mundo?'", aseguró el padre Paschal Onunwa.

Los asesinatos de los 4 jóvenes han conmocionado a los pobladores. Foto: AP.

Pennsylvania, EU - La semana pasada Susan Coleman y su esposo disfrutaban de la tarde en la piscina en Pennsylvania cuando los disparos interrumpieron su descanso.

"Fueron demasiados disparos a la vez. Fue muy inquietante", dijo Coleman.

El municipio de Solebury fue conmocionado por la investigación de los asesinatos de cuatro jóvenes desaparecidos, los cuales, según las autoridados, fueron citados en una granja al norte del condado de Bucks con el fin de concretar una compra de marihuana.

Sin embargo, los jóvenes fueron asesinados en el lugar: mientras que tres de ellos fueron quemados en un asador para cerdos, el otro fue atropellado con una excavadora. Todos los cuerpos fueron enterrados en una fosa improvisada dentro de la propiedad.

Cosmo Dinardo, de 20 años, y su prima Sean Kratz, también de 20, fueron arrestados y acusados de haber cometido los homicidios, puesto que el terreno en el que los cuerpos pertenece a los padres de Dinardo. A éste se le declaró culpable de los cuatro a sesinatos; a Kratz, de tres.

El trágico destino de las víctimas --Jimi Taro Patrick, de 19 años, Dean Finocchiaro, de 19, Thomas Meo, de 21, y Mark Sturgis, de 22--, ha causado un gran pesar a la comunidad.

"Me hace sentir que las cosas son diferentes aquí desde cuando crecí", dijo Jess Beadling, de 22 años, quien trabaja como camarera en un restaurante Doylestown.

Un cartel fuera del restaurante decía: "Nuestros corazones están con las cuatro familias".

De izquierda a derecha: imi Patrick, Thomas Meo, Dean Finocchiaro y Mark Sturgis, las cuatro víctimas. Foto: Policía del condado de Buck.

"Nos sentimos intranquilos ahora"

Por su parte, Susan Coleman, que tiene dos hijos y una hija de la misma edad que las víctimas, no puede dejar de pensar que quizá lo que escuchó fueron los disparos que acabaron con sus vidas.

Afirmó también que se siente culpable por no haber llamado inmediatamente a la policía. 

En el 2002, su familia se trasladó desde Nueva Jersey a Solebury Township, junto a la granja donde asesinaron a los jóvenes.

"Mi marido y yo llegamos de Princeton", dijo. "Allí está mucho más congestionado y queríamos escapar de eso y pagar menos impuestos que en Nueva Jersey, pero queríamos estar cerca. Así que escapamos a este pequeño enclave aquí y... nos sentimos muy intranquilos en este momento".

Coleman dijo que después de oír hablar de los jóvenes desaparecidos llamó a la policía para reportar los disparos y los gritos que había oído días antes.

La comunidad de Solebury fue conmocionada por los asesinatos. Foto: AP.

"¿Tus hijos conocían a esos chicos?"

El jueves pasado, cuando el abogado de Dinardo reveló que su cliente había confesado su participación en los crímenes, unos 100 residentes y reporteros se reunieron en un centro comercial a pocos kilómetros del área de búsqueda para esperar actualizaciones de la investigación.

"Queríamos apoyar y consolar a nuestra comunidad", dijo el residente Wyatt McLeod.

Durante días, decenas de policías registraron las tierras de cultivo. Había tiendas de campaña en toda la propiedad, así como helicópteros sobrevolando la zona. Los investigadores usaron maquinaria grande para buscar evidencias y fueron los perros adiestrados los que llevaron a las autoridades hasta los cuerpos.

Dawn Cerbellino, residente del condado de Bucks y madre de dos hijos, dijo que sus amigos y parientes han estado llamando toda la semana preguntando: "¿tus hijos conocían a esos chicos?". Aseguró, además, que no le sorprende que las muertes estén relacionadas con negocios de drogas, pues:

"Los chicos tienen dinero por aquí", dijo. "El dinero genera otros problemas".

 

Los habitantes se sienten intranquilos. Foto: AP.

Bill Doherty, el portavoz de la Escuela Preparatoria Holy Ghost, afirmó que una de las víctimas, Patrick, se graduó en 2016 y Dinardo, un año antes.

"No hay palabras que puedan expresar adecuadamente nuestra pena por la pérdida de Jimi Patrick", dijo Doherty en un comunicado. "Expresamos nuestras más sinceras condolencias a la familia y amigos de Jimi, nuestros pensamientos y oraciones están con todas las familias afectadas por este trágico evento".

"La gente está realmente muy desorientada y en estado de shock y preguntando '¿es esto realmente el fin del mundo?'", dijo, finalmente, el padre Paschal Onunwa, vicario parroquial de la iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Doylestown. 

Con información de CNN.