Mundo

Hombre mata a su novia durante violento encuentro sexual

Un hombre fue detendo en Utah tras encontrar a una mujer muerta después de tener sexo rudo con él

Por  El Debate

Rebecca Sullivan, la mujer de 41 años que murió después de un supuesto encuentro sexual violento en Utah.(Facebook.)

Rebecca Sullivan, la mujer de 41 años que murió después de un supuesto encuentro sexual violento en Utah. | Facebook.

Estados Unidos.- Un hombre que ha sido acusado de asesinato afirma que su novia murió durante una sesión de sexo agresivo.

Nathan Edwin Parry, de 34 años, está acusado de matar a una novia en su casa de Salt Lake City en octubre del año durante una sesión de sexo desenfrenado y agresivo.

A la policía le ha llevado meses investigar el caso y decidir que la muerte de Rebecca Michelle Sullivan no fue un accidente.

La misteriosa muerte por sexo rudo

The Desert News informa que el 21 de octubre Parry llamó al 911 alegando que su novia estaba muerta porque los dos tuvieron "sexo agresivo", según los documentos de la acusación.

Nathan Edwin Parry fue detenido por la muerte de Rebecca, de 41 años, luego de un supuesto encuentro sexual rudo.

Los paramédicos que acudieron encontraron a la mujer, de 41 años, conocida como Becky, muerta en el piso de la sala por un paro cardiaco.

Se vio que tenía "una gran herida en forma de V en la frente y marcas visibles de estrangulación en el cuello", según los documentos de la acusación.

El hombre dijo que los dos "se colocaron juguetes" alrededor del cuello mientras tenían sexo rudo y agresivo y perdían la conciencia.

Luego cambió su historia y "declaró que él y Rebecca estaban tratando de suicidarse juntos, pero tuvo que cortarlos", según los documentos de la acusación.

La mujer fue encontrada muerta a causa de un infarto y tenía heridas en el cuerpo.

Los investigadores se enteraron de que Parry también llamó a su ex esposa esa noche y le dijo "Rebecca está muerta, se colgó justo delante de mí”.

Cuando Parry fue entrevistado por la policía el 9 de noviembre, afirmó que cuando él y su novia jugaban a colgarse, pudo agarrar un par de tijeras que estaban sobre un cajón con sus pies y cortar los collarines.

Un detective notó que "las múltiples explicaciones de Parry eran contradictorias con la evidencia”.

El complicado caso ha tardado meses en investigarse.

La familia de la fallecida pensó desde el principio que la mujer fue asesinada y no que murió por accidente.