Mundo

Hombre solicita ayuda para reducir el tamaño de sus testículos

Eddie Almonte solicitó ayuda ciudadana para conseguir el dinero que le permita someterse a una cirugía para reducir el tamaño de sus testículos que pesan unas 80 libras

Por  Martha Isis Carrillo

Hombre solicita ayuda para reducir el tamaño de sus testículos(Facebook)

Hombre solicita ayuda para reducir el tamaño de sus testículos | Facebook

Eddie Almonte solicitó ayuda ciudadana para conseguir el dinero que le permita someterse a una cirugía para reducir el tamaño de sus testículos que pesan unas 80 libras.

En entrevista con un medio, el dominicano dijo vivir en la "impotencia" debido a su situación de salud.

"La impotencia, las ganas de ser una persona normal y no lo puedo ser", contó entre lágrimas.

Hombre solicita ayuda para reducir el tamaño de sus testículos Foto: YouTube

El dilema de Eddie inició en 2015 cuando le extirparon un masa de 50 libras de su pelvis.

"El escroto, el saco de los testículos, eso se me infló al otro día de la operación. El urólogo que me atendió me dijo que eso era por la operación, que bajaría", explicó.

Pero eso no ha ocurrido y la inflamación cada vez es mayor.

De hecho, los doctores pensaron que el problema tenía que ver con su obesidad.

Actualmente, Almonte se le hace difícil sentarse y caminar. Inclusive, ha tenido que limitar sus labores como taxista por el dolor que le provoca su condición.

Hombre solicita ayuda para reducir el tamaño de sus testículos Foto: YouTube

Adicional, su vida social se ha afectado por las complicaciones de movilidad.

"Yo trabajo como taxista y me mantengo siempre solo, porque mi problema me impide socializar", manifestó.

Su situación ha afectado indirectamente a su familia.

"Tan incómodo con esa bola, que se pone una almohada ahí para poder sujetar. Eso es una cosa que me deprime", dijo su madre Inés Almonte.

Una hija de Eddie, Selinees, contó que ha sufrido "bullying" en el colegio por estudiantes que se burlan de su padre cuando la lleva al plantel.

La situación del dominicano se complica porque el hombre no tiene una vivienda estable y la mayoría de las veces duerme en su coche.

Sin embargo, ante los inconvenientes, Almonte no cede en su fe.

"Sanarme es lo que más deseo. Volver a ser un hombre normal como todos", expresó.

"Por eso lucho todos los días, yo sé que Dios me tiene un regalo por ahí", puntualizó.