Selecciona tu región
Mundo

Hugo: La orca que golpeó su cabeza hasta la muerte en el tanque que habitaba desde hacía 10 años

Hugo fue una orca que vivió en Miami durante diez años, hasta que el cautiverio fue demasiado y golpeó su cabeza hasta que la muerte llegó

Por Angela Montoya

-

Miami.- Kiska no ha sido la única orca en la historia que ha golpeado su cabeza contra el tanque que habita, pero sí nos recuerda a la trágica historia de Hugo, una orca que vivió en Miami tras ser capturado a los tres años de edad y que a los 15 se quitaría la vida, tras golpearse violentamente contra un muro.

Tras realizarse una autopsia en el cuerpo de Hugo, los especialistas descubrieron que sufrió aneurisma cerebral y acumulación de sangre en el cerebro después de chocar con tanta fuerza contra el borde del residuo tan repetidamente, y hasta la fecha es un caso citado por activistas que buscan demostrar que los animales de su especie no deben estar en parques marinos.

Lolita era la compañera de Hugo en el Miami Seaquarium en Florida, quien continúa ahí después de 50 años de su llegada siendo la segunda ballena más vieja en cautiverio y en soledad desde la muerte de Hugo el 4 de marzo de 1980, actualmente se encuentran en batallas legales para la liberación de la orca.

La historia de Hugo inició en las aguas de la bahía de Vaughan frente a la costa de Washington cuando tenía tres años y en donde fue capturado por unos cazadores, fue trasladado hasta el Seaquarium a unas 3 mil millas de distancia de donde fue encontrado, ahí fue mantenido en una pequeña piscina durante dos años hasta la construcción del recinto "The Whale Bowl".

Hugo: La orca que golpeó su cabeza hasta la muerte en Miami

Después de pasar tanto tiempo aislado, el comportamiento de Hugo se deterioró, se volvió agresivo contra sus entrenadores empujándolos con la cabeza y lanzándoles mordiscos, además comenzó a autolesionarse mientras se golpeaba contra el costado de su tanque.

"Cuando le di de comer a Hugo, su cola estaba en el fondo y su cabeza completamente fuera del agua", dijo Richard O'Barry, fundador del Dolphin Project, un ex entrenador de animales "Fue patético, querían que lo entrenara. Me negué y me fui con disgusto".

Entre las lesiones que se realizó a sí mismo, Hugo rompió la punta de su nariz, fue una pulgada y media que quedó con un colgajo de piel, mismo que tuvo que ser vuelto a colocar quirúrgicamente.

La muerte de Hugo llegó tras los repetidos golpes, muchos activistas denominan su final como un “suicidio”. 

El cuerpo fue de la orca de 10 mil libras fue retirado por un arnés y una grúa, mientras que en el informe se escribe que los movimientos de Hugo se volvieron lentos en las semanas previas a su muerte.

Hugo: La orca que golpeó su cabeza hasta la muerte en Miami

¿Las orcas se autolesionan?

Según informes de especialistas, las orcas en la naturaleza han manifestado comportamientos autodestructivos, como los manifestados por Morgan, la orca cautiva que terminó varada en una losa de concreto por 10 minutos y que, se sugirió, estaba intentando quitarse la vida, tras presentar las mismas heridas en el hocico que Hugo.

"Si has evolucionado para moverte grandes distancias en busca de comida y pareja, entonces estás adaptado a ese tipo de movimiento, ya seas un oso polar, un elefante o una orca” dijo Naomi Rose, científica de mamíferos marinos del Animal Welfare Institute, una organización sin fines de lucro, haciendo énfasis en que debido a su tamaño e inteligencia a las orcas no les va bien cuando se las mantiene en recintos y que ningún mamífero marino está adaptado para prosperar en una caja de concreto

Leer más: Menores entre 12 y 15 años arrestados tras una percepción por asesinato e invasión de casa en Florida

Las acciones autodestructivas principales en este tipo de animales se estudiaron en 2017 donde se descubrió que el 25 por ciento de todas las orcas en cautiverio tienen daños severos en los dientes y el 70 por ciento tiene al menos algunos problemas en los dientes, esto debido a que rechinan los dientes en las paredes del tanque hasta el punto de que los nervios quedan expuestos, dejándolas con cavidades abiertas y abiertas.

Síguenos en

Temas