Mundo

Incautan 2,2 toneladas de cocaína en buque con rumbo a Bélgica

La droga fue encontrada dentro de un buque carguero que había llegado al puerto del Callao, y era procedente de Chile 

Por  EFE

Incautan 2,2 toneladas de cocaína en buque con rumbo a Bélgica.(policiaperu.tumblr.com)

Incautan 2,2 toneladas de cocaína en buque con rumbo a Bélgica. | policiaperu.tumblr.com

Lima.- Un cargamento de más de dos toneladas de cocaína fue decomisado por las autoridades peruanas dentro de un buque carguero que había llegado al puerto del Callao, el más grande de Perú, procedente de Chile y cuyo destino era Bélgica, informó la Policía Nacional.

Uno de los contenedores que transportaba el buque "Carlotta", de bandera liberiana, albergaba 1.851 paquetes rectangulares de alcaloide de cocaína, cuyo peso en conjunto era de 2.202 kilos.

Las autoridades peruanas tienen pendiente revisar mediante rayos X otros veintiún contenedores sospechosos de contener más droga.

El operativo policial fue realizado por la Dirección Andidrogas (Dirandro) de la Policía Nacional del Perú (PNP) con el apoyo de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en delitos de Tráfico Ilícito de Drogas y la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat).

La intervención fue posible gracias a coordinaciones con la División de Investigaciones Especiales de Narcotráfico de la Policía Marítima de Chile, que brindó perfiles de riesgo de contenedores dentro de la nave, cuya ruta era Chile - Callao - Panamá - Bélgica.

Aunque los contenedores procedían en este caso de Chile, el puerto del Callao es también la principal puerta de salida de la droga fabricada en Perú, segundo productor mundial de cocaína, solo superado por Colombia.

El "preñado", como se conoce a la práctica de introducir droga dentro de los contenedores, es el método más habitual, que requiere contar con personal del muelle conchabado con los narcotraficantes para romper el precinto de las puertas y sustituirlo por otro con una numeración idéntica.

Además de Bélgica, España es otro de los destinos más recurrentes de estos cargamentos de cocaína que, una vez en Europa, alcanzan un precio que asciende hasta los 50.000 o 60.000 euros por kilo.