Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Inician comicios para elegir presidente en Colombia

COLOMBIA

BOGOTÁ, Colombia (AP) _ Miles de colombianos empezaron a votar el domingo en las que se presagia serán las elecciones presidenciales más reñidas de los últimos 20 años del país entre los candidatos Juan Manuel Santos y Oscar Iván Zuluaga.

Las urnas se abrieron a las 8 de la mañana y se cerrarán a las 4 de la tarde (1300-2100 GMT). Están habilitados 10.425 puestos de votación y 87.499 urnas, según la Registraduría Nacional del Estado Civil, o la entidad encargada de organizar los comicios.

El presidente Santos votó a las 8 y 14 de la mañana (1314 GMT) en un puesto de votación en la histórica Plaza de Bolívar junto con su esposa María Clemencia Rodríguez y sus hijos Martín, María Antonia y Esteban.

Tras depositar el voto en la urna, el jefe de Estado recordó a los reporteros que el sábado ganó la selección de Colombia 3-0 frente a Grecia en el mundial Brasil-2014 y ``hoy gana la democracia''.

``Hago una invitación a los colombianos a que nos unamos como nos unimos ayer apoyando a la selección. Salgan a votar, apoyemos nuestra democracia'', agregó el mandatario.

El registrador Carlos Ariel Sánchez le dijo a The Associated Press que estaba garantizado el normal desarrollo de las elecciones y calculó que hacia las 4 y 15 de la tarde (2115 GMT) saldrá el primer comunicado con resultados.

Sobre la denuncia hecha por el movimiento Centro Democrático, del candidato Zuluaga, en el sentido de que se estaría fraguando un fraude en la costa Caribe del país en favor de Santos, Sánchez indicó que ``las denuncias las hagan efectivas y espero que las autoridades competentes les den trámite de esas quejas''.

Según la campaña de Zuluaga, miles de millones de pesos estarían rodando por la costa Atlántica para comprar el voto en favor del actual jefe de Estado. ``El fraude electoral y el abuso de poder del presidente Santos no tienen antecedentes en Colombia. Hasta hoy se han radicado 11 denuncias de fraude y de abuso de poder'', aseguró el Centro Democrático en un comunicado.

La excanciller paraguaya Leila Rachid, vocera de los 27 delegados de Unasur que acompañan las elecciones, le dijo a la AP que ``todo está excelente... para que la gente colombiana salga a votar y gane la democracia''.

La última encuesta revelada por Invamer-Gallup le dio a Zuluaga el 48,5% de la intención de voto, frente a 47,7% del actual mandatario. El voto en blanco figuró con 3,7%. La encuesta cara a cara, con un margen de error de 3%, abarcó a 1.200 personas en 55 ciudades del país entre el 31 de mayo y 3 de junio.

Desde que pasaron a segunda vuelta el 25 de mayo pasado, tanto Santos como Zuluaga han arreciado con discursos muy distintos.

Mientras el jefe de Estado les ha pedido el voto a los colombianos con el argumento de que si es reelegido sellará definitivamente la paz con las guerrillas, Zuluaga ha dicho que sólo seguirá adelante con el proceso de paz con las FARC si éstas detienen todas sus actividades militares.

Zuluaga está apadrinado por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), un enemigo acérrimo de las guerrillas y partidario de la vía militar para combatir a los grupos ilegales.

Según el director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, 167.332 agentes de policía velarán en todo el país por el normal desarrollo de las votaciones. A ellos se unirán unos 200.000 militares.

En la primera vuelta, Zuluaga, un exministro de Hacienda de 55 años, derrotó a Santos por casi 460.000 votos. Sin embargo, los apoyos políticos en los últimos 20 días hacia las dos campañas aparentemente han reducido la diferencia entre los dos aspirantes.

Desde fines de 2012 el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) adelantan un proceso de negociación para tratar de poner fin a 50 años de confrontaciones entre las partes.

El martes se conoció que el gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país después de las FARC, iniciaron la fase exploratoria para un eventual proceso de paz.

Las FARC decretaron un cese unilateral al fuego y se comprometieron a no sabotear las elecciones.