Mundo

Inyectan antibiótico a ballenato gravemente herido

Unas nuevas actualizaciones y fotografías serán compartidas con veterinarios y otros científicos que monitorean la condición del ballenato herido

Por  AP

En esta imagen captada por el equipo de inspección aérea para la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida, se ve a un ejemplar recién nacido de ballena franca, con heridas en la cabeza, mientras nada al lado de su madre a unos 13 kilómetros (8 millas) de la costa de Georgia, el miércoles 8 de enero de 2020. (Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida vía AP)

En esta imagen captada por el equipo de inspección aérea para la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida, se ve a un ejemplar recién nacido de ballena franca, con heridas en la cabeza, mientras nada al lado de su madre a unos 13 kilómetros (8 millas) de la costa de Georgia, el miércoles 8 de enero de 2020. (Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida vía AP)

SAVANNAH, Georgia, EE.UU. (AP) — Científicos lograron inyectar antibiótico a un ballenato gravemente herido que han seguido frente a las costas de Georgia y Florida, con la esperanza de mejorar lo que los expertos describieron el jueves como escazas probabilidades de que la cría sobreviva.

Un equipo de especialistas capacitados se acercó lo suficiente a la cría de ballena franca y a su madre frente a la costa de Fernandina Beach, Florida, el miércoles para inyectarlo con una jeringa disparada con una pistola de aire, dijo Barb Zoodsma, quien está a cargo del programa de recuperación de ballenas en el sureste de Estados Unidos para el Servicio Nacional de Pesca Marítima.

“Es un animal muy valioso con un valor de conservación enorme”, comentó Hendrik Nollens, veterinario que fue parte del equipo. “Si hay algo que podamos hacer para mejorar sus probabilidades al darle una cobertura extra (con antibióticos), deberíamos hacerlo”.

Las ballenas francas del Atlántico norte están en grave peligro de extinción. Los científicos estiman que actualmente existen 400 ejemplares o menos.

La cría herida fue vista el 8 de enero cerca de la costa de Georgia por uno de los equipos de reconocimiento aéreo que sobrevuela la costa del sureste de Estados Unidos durante los meses de invierno en busca de ejemplares recién nacidos que nadan con sus madres.

Las fotografías de la cría herida revelaron cortes profundos en la boca y en la parte superior de la cabeza cerca del espiráculo, probablemente causadas por la propela de un barco. No hay mucho que los humanos puedan hacer para ayudar.

Sin embargo, el ballenato parecía nadar sin problemas junto a su madre más de una semana después de que se avistaron sus heridas, comentó Nollens, veterinario en jefe de SeaWorld. Eso ayudó a que los expertos decidieran que valía la pena internar darle antibióticos.

“Es una herida grave. Las probabilidades siguen en contra de este animal”, agregó Nollens. “Pero en el octavo día, el hecho de que la cría siga, extrañamente, cerca de lo normal, muestra que el ballenato tiene una oportunidad”.

Los antibióticos deberían ayudar a que el ballenato pueda combatir las infecciones que, de otra forma, podrían matarlo, dijo Nollens. Sin embargo, los científicos que supervisan a la cría señalaron que el daño en la boca podría afectar permanentemente su capacidad para alimentarse, lo que reduce las probabilidades de una supervivencia a largo plazo.

El ballenato herido es el cuarto que se ha avistado frente a la costa del sureste de Estados Unidos desde mediados de diciembre. Zoodsma dijo que los equipos de reconocimiento continuarán vigilando a la cría mientras realizan vuelos para buscar a más ballenatos y sus madres.

Unas nuevas actualizaciones y fotografías serán compartidas con veterinarios y otros científicos que monitorean la condición del ballenato herido.

Las muertes de ballenas francas han superado los nacimientos en los últimos años, aumentando las inquietudes entre los investigadores sobre las posibilidades de supervivencia de la especie. En el invierno del año pasado, se registraron siete crías de ballena franca durante vuelos de inspección diarios cerca de las costas de Georgia y Florida. En contraste, por lo menos 10 ejemplares de la especie fueron hallados muertos en 2019.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo