Mundo

Joe Biden, el demócrata que expulsó a Donald Trump de la Casa Blanca

Joe Biden tendrá el cargo de presidente con 78 años de edad mientras Donald Trump inpugnará las decisiones de los estados de no detener las elecciones

Por  Andres Rodriguez

Joe Biden, el demócrata que expulsó a Donald Trump de la Casa Blanca(Joe Biden promete nuevos comienzos en cuanto a gestiones se refiere para tratar temas como el coronavirus y la economía. AFP)

Joe Biden, el demócrata que expulsó a Donald Trump de la Casa Blanca | Joe Biden promete nuevos comienzos en cuanto a gestiones se refiere para tratar temas como el coronavirus y la economía. AFP

Estados Unidos.- El veterano demócrata y político Joe Biden se convirtió en el nuevo presidente electo de Estados Unidos, un cargo que asumirá a los 78 años tras una vida dedicada a al servicio público que culmina con la expulsión de Donald Trump de la Casa Blanca.

El exvicepresidente y "amigo" de Barack Obama (2009-2017), Joe Biden ganó las elecciones por insistencia, después de dos intentos frustrados en 1988 y 2008, unas primarias que ganó por carambola al retirarse en su favor la mayoría de sus contrincantes y unos comicios contra el todopoderoso Trump en plena pandemia.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Joe Biden decidió presentarse a la Casa Blanca con la bandera de recuperar el legado que Obama construyó y que Trump ha destruido después de que en 2016 fuera Hillary Clinton la candidata demócrata a la Presidencia, sin éxito.

Durante este último año ha tenido que enfrentar cuestionamientos sobre su edad y salud mental, y es que sus constantes lapsus han sido motivo de múltiples habladurías y un arma electoral en su contra. 

Las elecciones apuntaron a una mayoría amplia en los estados que se suponía conformaban una mayoría republicana. AFP

Joe Biden, el exvicepresidente y miembro de la política estadounidense desde hace mucho tiempo, ganó el sábado una disputada contienda por la presidencia después de prometer marcar el comienzo de una respuesta más sólida a la pandemia y una forma de política más civilizada.

La victoria de Biden sobre el presidente Donald Trump coloca a la nación en un rumbo marcadamente diferente solo cuatro años después de que los votantes seleccionaran a uno de los líderes menos convencionales de la historia estadounidense para sacudir la política del establishment.

Los demócratas no lograron asegurar la victoria rápida y decisiva que algunos esperaban, y la victoria de Biden no se produjo hasta tres días después de que comenzara la votación el día de las elecciones, lo que subraya el lento y metódico proceso de contar una avalancha de votos ausentes que se acumularon en los condados de todo el país porque de la pandemia de coronavirus.

Donald Trump piensa interceder la decisión de las elecciones y demandar a los estados que no detuvieron la cuenta de los votos. AFP

El punto de inflexión llegó el sábado cuando Biden ganó su estado natal de Pensilvania, uno de los tres estados industriales del norte que los demócratas perdieron en 2016 y uno de los premios más importantes del Colegio Electoral.

En una elección marcada por el resurgimiento del virus que mató a unos 230.000 estadounidenses y dejó a millones sin trabajo, Biden argumentó que tenía el temperamento, la experiencia y el carácter para proporcionar un liderazgo constante en un momento de crisis.

Se postuló como un demócrata centrista centrado en temas de bolsillo como la atención médica y la reactivación de la economía, pero también en restaurar la "normalidad" en Washington después de cuatro años de drama bajo Trump.

Joe Bien recibió innumerables cuestionamientos sobre su edad y capcidad para ostentar eol cargo. AFP

En una elección marcada por el resurgimiento del virus que mató a unos 230.000 estadounidenses y dejó a millones sin trabajo, Biden argumentó que tenía el temperamento, la experiencia y el carácter para proporcionar un liderazgo constante en un momento de crisis.

Se postuló como un demócrata centrista centrado en temas de bolsillo como la atención médica y la reactivación de la economía, pero también en restaurar la "normalidad" en Washington después de cuatro años de drama bajo Trump.

Biden ganó las primarias a un adversario interno insospechado hace apenas una década: el fulgurante ascenso del ala interna izquierdista encarnada por el senador Bernie Sanders, que derrotó tras una operación del partido para unificar al sector moderado que él terminó liderando.

Donald Trump, de no ver resultados positivos en su demanda, podría enfrentar cargos públicos que lo terminarían por colocar en la cárcel. AFP

Con sus 36 años de senador y 8 de vicepresidente de currículo, desde este sector se le acusa de carecer de la valentía para enfrentarse a poderes como el financiero de Wall Street, y de no querer llevar a cabo los cambios estructurales que requiere el país.

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, una de las estrellas progresistas en ascenso y sucesora natural de Sanders, ha reconocido la creciente grieta en el seno de los demócratas al asegurar que "en cualquier otro país sería impensable" que Biden y ella estuvieran "en el mismo partido político".

Biden apoyó la guerra de Irak, defiende el sistema de los seguros privados de salud e impulsó una reforma de la justicia en la década de 1990 que terminó con decenas de miles de afroamericanos entre rejas por delitos relacionados con las drogas.

Esta nota incluye información de: EFE

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo