Mundo

Joe Biden parece dispuesto a dejar pasar la fecha para retirar tropas estadounidenses en Afganistán

Joe Biden se ha acercado tanto a la fecha límite que su indecisión equivale casi a una decisión de posponer, la retirada de las 2.500 tropas en Afganistan

Por  Ivette Vazquez

Joe Biden parece dispuesto a dejar pasar la fecha para retirar tropas estadounidenses en Afganistán(Foto: AP)

Joe Biden parece dispuesto a dejar pasar la fecha para retirar tropas estadounidenses en Afganistán | Foto: AP

Washington.- Sin decirlo directamente, Joe Biden parece dispuesto a dejar pasar la fecha límite del 1 de mayo para completar la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán. Los retiros ordenados llevan tiempo y  el presidente se está quedando sin él.

Biden se ha acercado tanto a la fecha límite que su indecisión equivale casi a una decisión de posponer, al menos durante varios meses, la retirada de las 2.500 tropas restantes y continuar apoyando al ejército afgano a riesgo de una reacción violenta de los talibanes. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Retirar todas las tropas y su equipo en las próximas tres semanas, junto con los socios de la coalición que no pueden salir por su cuenta, sería logísticamente difícil , como sugirió el propio Biden a fines de marzo.

Leer más: Joe Biden presentará nuevas medidas para el control de armas en EE.UU

Va a ser difícil cumplir con la fecha límite del 1 de mayo, dijo. Solo en términos de razones tácticas, es difícil sacar a esas tropas. De manera reveladora, agregó: Y si nos vamos, lo haremos de una manera segura y ordenada

James Stavidis, un almirante de la Armada retirado que se desempeñó como máximo comandante de la OTAN de 2009 a 2013, dice que no sería prudente en este momento salir rápidamente.

"A veces, no tomar una decisión se convierte en una decisión, lo que parece ser el caso con la fecha límite del 1 de mayo", dijo Stavidis en un intercambio de correo electrónico el miércoles. 

"El curso de acción más prudente se siente como una extensión de seis meses y un intento de que los talibanes realmente cumplan sus promesas, esencialmente permitiendo una retirada legítima 'basada en condiciones' en el otoño".

Hay contracorrientes de presión sobre Biden. Por un lado, ha argumentado durante años, incluso durante su tiempo como vicepresidente, cuando el presidente Barack Obama ordenó una gran concentración de fuerzas estadounidenses, que Afganistán se maneja mejor como una misión antiterrorista de menor escala. Contrarrestar a Rusia y China se ha convertido desde entonces en una prioridad más alta.

Soldados armados montan guardia en la caravana. Foto: AP

Por otro lado, oficiales militares actuales y anteriores han argumentado que irse ahora, con los talibanes en una posición de fuerza relativa y el gobierno afgano en un estado frágil, correría el riesgo de perder lo que se ha ganado en 20 años de lucha.

“Una retirada no solo dejaría a Estados Unidos más vulnerable a las amenazas terroristas; también tendría efectos catastróficos en Afganistán y la región que no beneficiarían a ninguno de los actores clave, incluidos los talibanes ”, concluyó en un informe de febrero un grupo de expertos bipartidistas conocido como Grupo de Estudio Afgano. 

El grupo, cuyo copresidente, el general retirado Joseph Dunford, ex comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán y ex presidente del Estado Mayor Conjunto, recomendó a Biden extender el plazo más allá de mayo, preferiblemente con algún tipo de acuerdo de los talibanes.

Si las tropas se quedan, Afganistán se convertirá en la guerra de Biden. Sus decisiones, ahora y en los próximos meses, podrían determinar el legado de una invasión estadounidense de 2001 que fue diseñada como respuesta a los ataques del 11 de septiembre de Al Qaeda, para los cuales el grupo extremista liderado por Osama bin Laden utilizó Afganistán como refugio.

Biden dijo durante la campaña de 2020 que, de ser elegido, podría mantener una fuerza antiterrorista en Afganistán, pero también "pondría fin a la guerra de manera responsable" para garantizar que las fuerzas estadounidenses nunca tengan que regresar. Las conversaciones de paz que comenzaron el otoño pasado entre los talibanes y el gobierno afgano se consideran la mejor esperanza, pero hasta ahora han producido poco.

Posponer la retirada de Estados Unidos conlleva el riesgo de que los talibanes reanuden los ataques contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición, posiblemente intensificando la guerra. 

En un acuerdo de febrero de 2020 con la administración del presidente Donald Trump, los talibanes acordaron detener tales ataques y mantener conversaciones de paz con el gobierno afgano, a cambio del compromiso de Estados Unidos de una retirada completa para mayo de 2021.

Cuando ingresó a la Casa Blanca en enero, Biden sabía de la fecha límite que se avecinaba y tuvo tiempo de cumplirla si así lo había decidido. Se convirtió en un gran obstáculo logístico solo porque pospuso una decisión a favor de consultar extensamente dentro de su administración y con aliados. 

Hacer volar miles de tropas y su equipo fuera de Afganistán en las próximas tres semanas bajo la amenaza potencial de la resistencia de los talibanes no es técnicamente imposible, aunque parecería violar la promesa de Biden de no apresurarse.

Biden emprendió una revisión del acuerdo de febrero de 2020 poco después de asumir el cargo, y tan recientemente como los asesores del martes dijeron que todavía estaba contemplando un camino a seguir en Afganistán. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, destacó que el 1 de mayo era una fecha límite establecida por la administración anterior y que la decisión era complicada.

Pero también es una decisión importante, una que debe tomar en estrecha consulta con nuestros aliados y también con nuestro equipo de seguridad nacional aquí en esta administración, dijo Psaki. 

En reuniones informativas sobre Afganistán, Biden habría escuchado a comandantes militares como el general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos, que han dicho pública y repetidamente que los talibanes no han cumplido plenamente los compromisos que asumieron en el acuerdo de febrero de 2020. 

Leer más: Elon Musk tendría planeado construir un "Jurassic Park" con dinosaurios reales

McKenzie y otros han dicho que los niveles de violencia son demasiado altos para lograr un arreglo político duradero.

El Congreso ha sido cauteloso a la hora de reducir la presencia militar estadounidense en Afganistán. El año pasado prohibió expresamente al Pentágono usar fondos para reducir a menos de 4.000 soldados, pero el Pentágono siguió adelante de todos modos después de que Trump ordenó una reducción a 2.500 después de perder las elecciones. Trump eludió la prohibición legal firmando una exención.

 
VIDEO. ¿Milagro? Cristo "mueve" la cabeza durante misa católica en Puebla

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo