Mundo

Joven mata a una mujer y luego se la come en Perú

Días después de que el asesino confesara el crimen, las autoridades del pueblo culparon a su padre por no haberlo educado y lo humillaron públicamente

Por  El Debate

Foto temática: policías en Perú.(EFE)

Foto temática: policías en Perú. | EFE

Perú.- Un joven de 23 años asesinó a una mujer, la descuartizó y luego cocinó parte del cadáver para comerlo en el poblado de Kunurana Alto, perteneciente al distrito de Santa Rosa, en Perú.

Días después, las autoridades de la comunidad responsabilizaron al padre del asesino por no haberle brindado una buena educación y lo humillaron delante de todos los habitantes.

Asesinato

El pasado viernes 15 de marzo Dina "N" desapareció al salir a llevar ganado a un corral. Al día siguiente, su familia reportó su ausencia y el domingo localizaron sus restos en las faldas del cerro Cóndor Sayana Panchocca, que se ubica en el centro del mismo poblado.

Luego de que se llevara a cabo una investigación, Wilfredo "N", quien tiene 23 años de edad, confesó a las autoridades que él había perpetrado el asesinato y, posteriormente, había comido una parte del cadáver. Además, detalló que había arrancado el rostro de la mujer con un cuchillo para utilizarlo como máscara.

Humillación

Días después de la confesión, un grupo de habitantes, liderado por una mujer que afirmaba ser la regidora del distrito Santa Rosa, culpó al padre del joven asesino de ser cómplice y lo humilló públicamente.

En redes sociales circula un video en el que se ve que una multitud presencia las acusaciones de la supuesta regidora y de un hombre que asegura ser el vicepresidente del Kunurana Alto.

"¡Este asesino [Wilfredo 'N'] debe irse a cadena perpetua! ¡Este padre estaba ocultando a su hijo como asesino! ¡Quisiera presentar al padre del asesino!"

Por su parte, la mujer afirmaba que "los padres somos responsables de la crianza de nuestros hijos. Debe ser cómplice, porque has permitido eso así [sic]". 

Además, los habitantes obligaron al anciano, quien rompió en llanto, a llevar un cartel que decía "yo soy padre de un asesino".