Mundo

Joven pasa 600 días en prisión y deja de reconocer a su madre

Además de esto, el joven perdió 13 kilos de peso gracias al régimen de aislamiento

Por  Andres Rodriguez

Joven pasa 600 días en prisión y deja de reconocer a su madre(Pixabay)

Joven pasa 600 días en prisión y deja de reconocer a su madre | Pixabay

Virginia.- Un preso con antecedentes de enfermedad mental estuvo recluido en régimen de aislamiento en una prisión de Virginia durante más de 600 días, lo que provocó el colapso de su condición física y mental, según una nueva demanda.

Tyquine Lee, de 26 años, está detenido en la prisión estatal de Red Onion y perdió más de 13 kilos, la capacidad de hablar, reconocer a su madre o incluso recordar su propio nombre, según la demanda.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Entre el 26 de mayo de 2016 y el 31 de enero de 2018, Lee pasó más de 22 horas al día en una celda de concreto de 80 pies cuadrados detrás de una puerta de acero.

Su único tiempo fuera de la celda era tres duchas por semana y una hora de recreación cada día en una jaula de acero del tamaño de un espacio de estacionamiento.

"Pasó de hablar regularmente a hablar en números, y en otro idioma que ni yo ni nadie más podía entender", dijo Takeisha Brown, la madre y el tutor legal de Lee que presentó la demanda ante el Centro de Justicia MacArthur.

Me dolía el corazón por el dolor cuando escuché de mi hijo y no pude mantener una conversación regular con él. Perdí el sueño y no pude comer por esto, dijo ella.

Los defensores de la reforma penitenciaria en los Estados Unidos han pedido que se prohíba el confinamiento solitario porque dicen que constituye tortura.

Los estudios han demostrado sus efectos psicológicos destructivos; Los reformadores dicen que hay poca o ninguna evidencia de que la práctica reduzca la violencia en las prisiones. Brown explicó que cuando se le permitió visitar a su hijo durante su reclusión, su caja torácica era visible, sus dientes tenían caries visible, su ropa estaba sucia y su uniforme de prisión se le caía por el peso que había perdido.

Pixabay

Antes de irnos, Tyquine comenzaría a gruñir y ladrar como un perro. Cuando volví a mi habitación de hotel, me encerré en el baño durante horas llorando y rezando a Dios para que se apiade de la vida de Tyquine, agregó Brown.

Durante una revisión psiquiátrica realizada en enero de 2018, después de más de 600 días en confinamiento solitario, a Lee se le diagnosticó esquizofrenia y un trastorno de la personalidad no especificado, enfermedades que no fueron tratadas y empeoraron debido al confinamiento solitario.

La revisión también señaló que Lee habló en números e inventó palabras, síntomas que había exhibido en revisiones de casos anteriores pero que fueron ignorados como signos de enfermedad mental grave.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo