Mundo

Joven se quitó la vida al no soportar ser abusado por su maestra

Un joven de 18 años acabó con su vida en 2018 tras sufrir abuso sexual por parte de usu profesora. Su padre ahora demanda a la escuela 

Por  El Debate

Imagen ilustrativa.

Imagen ilustrativa.

En 2018, un adolescente de Nevada, Estados Unidos, decidió quitarse la vida al no poder soportar los abusos sexuales por parte de su maestra.

Ahora, su padre ha presentado una demanda contra aquellos que permitieron tal atrocidad.

Corbin "N" era el nombre del adolescente, una de las cuatro víctimas que sufrieron de acoso y abuso sexual por parte de Tenille Whitaker, una maestra del instituto Wells High School.

En agosto del 2018, Corbin fue hallado muerto en un camión tras dispararse.  

Su padre argumenta en su demanda que el joven de 18 años decidió acabar con su vida debido a la "depresión, humillación y vergüenza" que le causó el ser
abusado por su profesora, según The Elki Daily Free Press.

Tenille Whitaker fue sentenciada a 20 años de prisión por abusar sexualmente de al menos 4 alumnos menores.

La demanda está dirigida a las autoridades de la escuela Wells High School por no haber prevenido o eliminado esta grave problemática cuando se presentó, pues el padre asegura que el director del instituto había sido advertido de la conducta sexual de la profesora hacia sus alumnos en seis ocasiones, entre 2016 y 2017.

Detalla que Whitaker abusaba de sus alumnos en un área de lectura privada, oculta a la vista desde el pasillo y las ventanas. En esa área, la maestra abusó
sexualmente de cuatro estudiantes menores de edad en horarios fuera de clases.

Además, les daba regalos como botellas de alcohol a cambio de favores sexuales, llegando incluso a llevarlos a hoteles.

Dichas prácticas eran conocidas por trabajadores del instituto. Uno de ellos relató que en una ocasión encontró a la maestra y a un estudiante juntos
en un salón cerrado y a oscuras.

Finalmente, Whitaker -que además estaba casada y tenía dos hijos-, fue detenida en junio 2017. El pasado octubre fue sentenciada a 20 años de prisión.

Entre lágrimas, la mujer pidió perdón a las víctimas y a sus familiares.

"Siempre estaré avergonzada. Realmente lamento haber traicionado la confianza de los padres y las víctimas"

declaró la agresora, según Elko Daily Free Press.

Pero para el padre de Corbin la disculpa no es suficiente y aquellos que permitieron las atrocidades deben responder. En su demanda exige 45 mil dólares por daños, y asegura que las autoridades del instituton hicieron caso omiso de las quejas y antes permitieron que la mujer "acosara sexualmente, molestara y abusara de niños durante años".

Esto provocó que las víctimas sufrieran miedo, ansiedad y estrés emocional y mental, así como baja autoestima y humillación; todo eso llevó a Corbin
a quitarse su propia vida.