Mundo

La interrupción de un embarazo de 7 meses genera polémica en Colombia

Por el caso, la Conferencia Episcopal de Colombia, reafirma "que la vida es sagrada, que el aborto es una injusticia que clama al cielo y una gravísima herida a la sociedad"


 

Por  Marcela Gómez

La interrupción de un embarazo de 7 meses genera polémica en Colombia(Temática pixabay)

La interrupción de un embarazo de 7 meses genera polémica en Colombia | Temática pixabay

Cauca, Colombia.- Angie Palta, de 22 años de edad, que interrumpió su embarazo de manera legal tras siete meses de gestación, dijo antes de practicarse el aborto que "la relación con su pareja no es buena" y que nunca quiso tener un bebé.

El aborto fue autorizado tras varias evaluaciones psicológicas. Su expareja, Juan Medina, manifestó que por esta decisión su intención es llevarla a la cárcel.

Palta en diálogo con radio Super Popayán explicó que, "Nunca hubo felicidad al momento de recibir la noticia. No me siento capaz de hacerlo y ya me han visto tres psicólogas. La Ley me cubre y estoy dentro en las condiciones para hacer este procedimiento".

Medina dijo que acudirá a la justicia para denunciar el caso por el delito de homicidio, ya que había solicitado que el embarazo no fuera interrumpido.

Profamilia, una organización privada sin ánimo de lucro que promueve el respeto y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos en Colombia, informó este marte en un comunicado, que la mujer fue atendida por especialistas de la entidad.

La Directora Ejecutiva de Profamilia, Marta Royo, dijo que la organización "cumple con instrucción judicial y el deber legal de actuar conforme a la Sentencia C-355 de 2006".

La sentencia explica que se puede interrumpir un embarazo: cuando exista una malformación fetal, cuando el embarazo sea el resultado de violencia sexual, o cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer.

“De acuerdo con lo anterior, y siguiendo los lineamientos de nuestra ruta de atención de aborto, profesionales de Profamilia atendieron a la señora, identificando y certificando que se encontraba bajo una de las tres causales despenalizadas. Los profesionales ofrecieron asesoría integral sobre las opciones con las que ella contaba. Tras su decisión libre e informada, Profamilia procedió con la interrupción voluntaria del embarazo”, señalaron.

El caso ha generado un debate en todo el país, en redes sociales algunos apoyan y otros rechazan la decisión de Palta.

Por el caso, la Conferencia Episcopal de Colombia, a través de un comunicado, reafirma "que la vida es sagrada, que el aborto es una injusticia que clama al cielo y una gravísima herida a la sociedad, que no es posible construir la paz implantando esta pena de muerte contra los más pequeños e indefensos".

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo