Selecciona tu región
Mundo

La muerte de Ginsburg expone la fragilidad de la protección de la ley de salud en EU

Entre un 53% y un 38%, los estadounidenses no quieren que la Corte Suprema anule la ACA, según una encuesta anterior de Kaiser. El último caso que amenaza la ley de salud se basa en argumentos arcanos

Por AP

-

Washington.- Con COVID-19 como la afección preexistente más reciente, la ley de salud de la era de Obama que protege a los estadounidenses de la discriminación de seguros es más frágil luego de la muerte de la juez Ruth Bader Ginsburg.

Una semana después de las elecciones presidenciales, la Corte Suprema está programada para escuchar argumentos sobre un esfuerzo respaldado por el presidente Donald Trump para derogar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, o ACA, en su totalidad.

La histórica ley del ex presidente Barack Obama prohíbe a las aseguradoras rechazar a las personas con problemas de salud o cobrarles más.

Con Ginsburg en la corte, parecía haber pocas posibilidades de que la demanda defendida por los estados liderados por los conservadores tuviera éxito, dado que ella y otros cuatro jueces habían votado dos veces para defender partes importantes de la ley de salud.

La gente se reúne en la Corte Suprema para honrar a la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg. Foto: AP

Pero esa mayoría de 5-4 desapareció luego de la muerte de Ginsburg el viernes pasado por complicaciones de cáncer metastásico de páncreas.

Sin embargo, no está del todo claro qué hará el tribunal. Un fallo estrecho podría dejar la mayor parte de la ley intacta, ahorrando protecciones para personas con afecciones preexistentes, expansión de Medicaid, subsidios de seguro médico y otros elementos básicos. En ese caso, la muerte de Ginsburg podría no resultar ser una diferencia crucial en la consideración del tribunal.

No obstante, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha acusado a Trump de querer apresurar un reemplazo conservador de Ginsburg a través de la confirmación del Senado en parte para poder cumplir su promesa no cumplida de derogar "Obamacare". Un nuevo juez podría sentarse a tiempo para los argumentos del 10 de noviembre.

Hay muchas, muchas personas en nuestro país, y millones más ahora debido al coronavirus, que tienen condiciones médicas preexistentes, dijo el domingo en ABC.

“El presidente no ha sido sincero en lo que ha dicho al respecto.Él está en la corte para aplastar la condición preexistente como aplasta la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, en lugar de aplastar el virus ".

Dijo el senador Ron Wyden, demócrata de Oregon, "Si no confía en los republicanos con su atención médica, no debe confiarles el escaño de la Corte Suprema".

Preservar las salvaguardias para las personas con condiciones preexistentes es un argumento principal para los demócratas que intentan movilizar a la opinión pública en los estados donde los senadores republicanos en funciones enfrentan difíciles desafíos de reelección.

Es una de las pocas vías que tienen los demócratas para intentar bloquear a un candidato a la Corte Suprema en la cámara controlada por el Partido Republicano.

La Casa Blanca dice que los demócratas están tratando de asustar a los votantes.

"A pesar de la negativa de los medios tendenciosos a reconocerlo, el presidente Trump ha dicho repetidamente que protegerá a las personas con condiciones preexistentes", dijo el portavoz Judd Deere en un comunicado.

En 2017, los proyectos de ley republicanos fallidos que buscaban reemplazar la ley de Obama habrían debilitado las protecciones de la ley de salud para las personas con problemas médicos, dijo el analista Larry Levitt de la Kaiser Family Foundation no partidista. Esa legislación republicana tenía el respaldo de la Casa Blanca.

“Se ha convertido en una especie de maternidad y tarta de manzana para proteger a las personas con condiciones preexistentes, pero hay una gran brecha entre los lemas de la campaña y lo que (los republicanos) están dispuestos a apoyar”, dijo Levitt.

"El presidente Trump ha prometido proteger a las personas con condiciones preexistentes, pero aún no ha presentado un plan para hacerlo".

La ACA brinda cobertura a más de 20 millones de personas a través de una combinación de Medicaid ampliado y seguro privado subsidiado. La cobertura ha aumentado a medida que las personas han perdido la cobertura basada en el trabajo en la pandemia del coronavirus.

Aunque Obamacare tiene más de 10 años, sigue siendo una fuente de divisiones políticas. En una encuesta de Kaiser a principios de este mes, el 49% de los estadounidenses veían favorablemente la ley de salud, mientras que el 42% no.

Sin embargo, entre un 53% y un 38%, los estadounidenses no quieren que la Corte Suprema anule la ACA, según una encuesta anterior de Kaiser.

El último caso que amenaza la ley de salud se basa en argumentos arcanos.

La demanda siguió a la aprobación por parte del Congreso de un importante recorte de impuestos en 2017, que incluyó la reducción a cero de un impuesto Obamacare sobre los no asegurados. Presentada por Texas y otros estados liderados por conservadores, la demanda argumentó que sin el impuesto, el requisito de la ley de salud de que la mayoría de los estadounidenses tengan seguro médico era inconstitucional. Por tanto, todo el estatuto debe caer.

Un juez de un tribunal de distrito federal en Texas estuvo de acuerdo con los enemigos de Obamacare. Pero un tribunal de apelaciones de Nueva Orleans dudó en llegar tan lejos. Anuló el requisito de la ACA para tener seguro, pero eludió una decisión sobre la constitucionalidad de la ley en general.

La corte de apelaciones devolvió el caso al juez de distrito para que analizara qué partes de la ley deberían desaparecer o quedarse. Los partidarios de ACA apelaron a la Corte Suprema.

En argumentos escritos este verano, la administración Trump dijo que si se invalida el requisito de seguro médico, "entonces necesariamente se sigue que el resto de la ACA también debe caer". El escrito de la administración a la Corte Suprema no mencionó el coronavirus.

Si el tribunal superior escucha el caso primero con ocho jueces y se estancan 4-4, el tribunal puede programar una nueva ronda de argumentos cuando se una un nuevo juez.

Síguenos en