Mundo

La primera funeraria de mascotas en Argentina está ubicada en Fernández Oro

Una pareja, que despidió de la peor forma a dos seres que amaron, vendió hasta su casa para lograr hacer la primera funeraria de mascotas en Argentina, ubicada en General Fernández Oro

Por  Marcela Gómez

La primera funeraria de mascotas en Argentina está en Río Negro

La primera funeraria de mascotas en Argentina está en Río Negro

Buenos Aires, Argentina.- Una pareja, que despidió de la peor forma a dos seres que amaron, vendió su casa y renunciaron a sus trabajos para lograr este año hacer la primera funeraria de mascotas en Argentina, ubicada en General Fernández Oro, una ciudad en el oeste del Departamento General Roca, provincia de Río Negro.

Celinda Molina y Néstor Pardo lograron inaugurar Fidelis el pasado 23 de marzo, justo cuando llegó al país la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19), un proyecto en el que llevan trabajando casi dos años.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En el país sudamericano ya hay cementerios para mascotas, sin embargo, en Fidelis ofrecen un servicio especial, como la opción de poder llevar ofrendas florales, y además, luego de la cremación entregan una urna con una placa diseñada especialmente en una joyería. 

Para formalizar el proyecto, la pareja investigó sobre los modelos hechos en otros países, entre ellos España, y pudieron recibir asesoramiento directo de una funeraria ubicada en México.

El siguiente paso fue forestar y transformar el lugar, que se encuentra al lado de un terreno seco porque no podían iniciar el desarrollo en tierras productivas. Luego tuvieron que buscar el horno crematorio, que fue un poco difícil.

La pareja indicó que "era la primera vez que se hace para una funeraria de mascotas", y se encargaron de mandar hacer de manera especial para que las familias de las mascotas tengan la opción de observar el proceso.

La primera funeraria de mascotas en Argentina está en Río Negro. / Fotografía: Diario Río Negro. 

Cómo es el servicio de Fidelis

El primer paso del servicio funerario es buscar al ser que falleció, ya sea que esté en una veterinaria, en una casa o en el lugar del accidente. Este se hace dos horas después de la solicitud, ya que es el tiempo que tarda precalentar el horno.

Celinda es la encargada de este paso, por el que tuvo que capacitarse en cuidados paliativos, una especialidad médica que centra su atención en los enfermos terminales.

Luego la mascota es llevada en una cámara que se adaptó a la caja de una camioneta en Córdoba y que puede ser refrigerada, en caso de ser necesario, con hielo seco. Y cuando llegan a Fidelis se prepara el velatorio, que por ahora está suspendido debido a la COVID-19 pero que podría estar disponible en diciembre. 

Para el velatorio se coloca a la mascota en una camilla que cumple criterios específicos: es de acero inoxidable y flexible, para su correcta sanitización. Después la bolsa de óbito para que quede al descubierto la cabeza y, según señaló la familia, se acomodan arreglos florales a su alrededor.

De acuerdo con el programa, el velorio empieza a la hora pautada para que asistan personas y otras mascotas. Dan el tiempo para la despedida, y se procede a la cremación.

Por último, los encargados del lugar entregan la urna especialmente diseñada. Cabe señalar que los restos cuentan con un certificado que garantiza que son inertes, o sea, que no contaminan. Con el mismo, la urna puede pasar la frontera terrestre o aérea.

La pareja puso mucho empeño para hacer realidad este proyecto luego de perder a dos mascotas, que eran parte de la familia. 

Cachilupi falleció en una sala de cirugía, cuando intentaban extraerle un tumor, en ese caso la familia solo volvió a la clínica veterinaria a pagar. La pareja dijo que "ella se fue con los residuos patológicos".

Mientras que Ñoqui, un labrador pequeño que lloraba junto a los niños cuando los retaban, fue enterrado en el patio.

Actualmente Fidelis no tiene un espacio para enterar a las mascotas, pero la pareja está trabajando para agregar ese servicio. Además, en poco tiempo comenzarán con el sistema prepago y ya proyectan crear una obra social integral, que incluya el servicio fúnebre.

El precio por los servicios de Fidelis, por ahora, tienen un valor de 12.000 pesos argentinos (unos 150 dolares).

La primera funeraria de mascotas en Argentina está en Río Negro.

Con información de Diario Río Negro.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo