Mundo

La terrorífica confesión del secuestrador de Jayme Closs

El sujeto acusado de matar a los padres de Jayme Closs y secuestrar a la niña de 13 años de su hogar en Winconsin confesó que decidió cometer el terrible crimen luego de verla subir a un autobús escolar

Por  Martha Isis Carrillo

La terrorífica confesión del secuestrador de Jayme Closs(AP/YouTube)

La terrorífica confesión del secuestrador de Jayme Closs | AP/YouTube

Estados Unidos.- El sujeto acusado de matar a los padres de Jayme Closs y secuestrar a la niña de 13 años de su hogar en Winconsin confesó que decidió cometer el terrible crimen luego de verla subir a un autobús escolar. El escalofriante plan del sospechoso y detalles de lo vivido por la menor fueron revelados en los documentos policiales, este lunes.

Jake Thomas Patterson, de 21 años, le dijo a las autoridades que vio a Closs por primera vez cuando se paró detrás de unas parada de bus en la autopista 8. En ese momento manejaba a su trabajo en la Saputo Cheese Factory, donde trabajó por solo dos días. Patterson no dio una fecha exacta de cuándo sucedió este encuentre casual.

Los documentos también establecen que no había un aparente motivo para escoger a Jayme como blanco.

La terrorífica confesión del secuestrador de Jayme Closs Foto: AP

Después de esto Patterson compró una máscara para usarla durante el secuestro.

"El acusado comentó que no tenía idea de quién era ella y no sabia quién vivía en la casa o cuántas personas vivían allí", se puede leer en los documentos citados por Fox News.

Patterson le dijo a las autoridades jamás había contactado a la menor a través de las redes sociales y se vino a enterar del nombre de ella y  el de sus padres por las noticias.

Hace alrededor de tres años, Patterson trabajó por un día en la misma fábrica de carnes donde también trabajaban los padres de Jayme. Pero las autoridades creen que no hubo contacto entre ellos.

El terrible crimen no fue hecho a ciegas. El hombre había visitado la casa dos veces antes del 15 de octubre, cuando asesinó a los padres de la chica, Él mismo confesó los asesinatos de James y Denise Closs tras su detención

El presunto asesino declaró que planificó el secuestro para evitar ser capturado. Se robó una placa para auto y se rapó la cabeza para no dejar evidencia de ADN en la escena del crimen.

Los primeros detalles del crimen parecen sacados de una escena de una película de terror.

Jayme le dijo a los detectives que la noche del secuestro se encontraba durmiendo en su habitación y el perro comenzó a ladrar. Ella despertó a sus padre y su papá bajó las escaleras y se encontró a Patterson que estaba vestido de negro y traía una pistola. Mientras su madre y ella fueron a esconderse al baño.

"Jayme escuchó un disparo y supo que había matado a su padre", dice el informe.

Fue entonces cuando su madre llamó al 911, pero Petterson las encontró. El sospechoso le pidió a la madre que tapara la boca de Jayme con cinta adhesiva, su madre lo hizo e inmediatamente le disparó. Ambas estabas en la bañera.

Las autoridades habían ofrecido una recompensa de 50.000 dólares por cualquier información que ayudara a encontrar a la chica. Foto AP

La menor le explicó a las autoridades que Patterson la escondió en la cajuela del auto y la secuestró. Ella escuchó las sirenas de la Policía mientras huían.

La historia se torna aún más terrorífica cuando Jayme dijo que mientras estuvo secuestrada, Patterson salió varias veces de la casa para ir a fiestas de Navidad o a visitar amigos y familiares. Antes de irse se aseguraba de que Jayme se escondiera debajo de su cama y tapaba los espacios abiertos con muebles.

El jueves 10 de enero Jayme aprovechó que Patterson le dijo que estaría 5 o 6 horas fuera para escapar y salvó su vida.