Mundo

Le dijeron que era muy joven para tener cáncer, ahora lucha por su vida

Los médicos le dijeron a Emily Piercell, de 27 años, que "era demasiado joven para tener cáncer de mama" tras aparecerle un bulto en el pecho. Ahora lucha contra esa enfermedad

Por  El Debate

Emily escuchó de los médicos que el bulto en su pecho no era cáncer porque era muy joven; ahora recibe agresivas quimioterapias para seguir con vida. Foto de Instagram: @emilypiercell

Emily escuchó de los médicos que el bulto en su pecho no era cáncer porque era muy joven; ahora recibe agresivas quimioterapias para seguir con vida. Foto de Instagram: @emilypiercell

Ontario, Canadá.- Una mujer a quien se le dijo que era “demasiado joven” para el cáncer de mama, ahora lucha por su vida tras ser estar debilmente afectada por la terrible enfermedad.

A Emily Piercell, de 27 años, de Ontario, se le diagnóstico cancer de mama severamente avanzado solo tres meses después de escuchar que era muy joven para tenerlo.

Todo comenzó cuando notó un bulto en su pecho, en mayo del 2015. Emily, una aspirante a abogada, acudió a una revisión al médico pero ellos le dijeron que solo era tejido denso y que no necesitaba un ultrasonido de mamas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Last Herceptin! #breastcancer #hormonetherapy #herceptin #goodbyechemodaycare #nomoreport #fuckcancer #survivor #fightlikeagirl

Una publicación compartida por Emily Piercell (@emilypiercell) el

Pero en los siguientes tres meses, el bulto de Emily creció tres veces el tamaño que tenía.

Tuvo que insistir para un ultrasonido

Por segunda vez decidió visitar al médico y otra vez le dijeron que era una masa de tejijo anormal, sin embargo, ella decidió realizarse la ecografía por su cuenta.

Ahí descubrió que tenía cáncer de mama agresivo en etapa tres. El tumor había crecido 10 centímetros.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#8 of 52 - Wednesday was Breast Reconstruction Awareness Day. Here I am, scars and all. * I had a double mastectomy in March 2016 where tissue expanders were immediately inserted to create space for my eventual implants. After 2 more reconstructive surgeries my implants failed and I had to scrap the implants completely and take stomach tissue to create breasts - the diep flap. Fast forward 1.5 years from my last surgery I’m starting to love my body again. I am a different kind of strong now. I appreciate my body for taking such a toll over the last 3 years and fighting for me to still be here. My scars are part of my story. * The reconstruction process was one of the hardest parts of my cancer treatment, both physically and emotionally. I had only about 3 weeks to fill the expanders because I did chemo first then surgery and I had to get to radiation asap. The fill process was way more painful than I was expecting (and again, this is only bc we had to do it so fast). I may have described it as torture ��. Then when the implants eventually failed after my exchange surgery I was devastated and lived with a hole for a couple of months until I could get a surgery date for the diep flap. That last surgery was tough and a long recovery but I’m thrilled that I have new, healthy skin on my chest. * Reconstruction is emotionally hard because you aren’t dealing with the cancer anymore. There were times I felt guilty or vain for wanting to do more surgery but in the end, I know I made the right decision for me. #52wayscancerchangedmylife

Una publicación compartida por Emily Piercell (@emilypiercell) el

Ahora con 31 años, Emily lleva una dura batalla contra el cáncer de mama y además participa en distintos programas para jóvenes y mujeres afectadas con lo mismo.

Emily comenzó la quimioterapia en septiembre de 2015 hasta enero de 2016, seguida de una mastectomía doble.

La quimioterapia hizo a Emily bastante débil y luchó contra las náuseas, el dolor en los huesos y las llagas en la boca.

Perdió sus senos y nunca deja de sonreír

En mayo de 2016, Emily comenzó 25 sesiones de radiación que dañaron gravemente su piel. Perdió totalmente su cabello.

"El tratamiento fue realmente difícil. Tenía náuseas, debilidad, mal humor, tenía dolor en los huesos y llagas en la boca.

La primera semana después de la quimioterapia no pude cuidarme. La segunda semana me sentí mejor y la tercera semana volví a la normalidad, solo que muy débil ".

Finalmente, Emily perdió sus dos senos. Pero a pesar de su enfermedad, ella lucha para apoyar a otras mujeres como ella en el fundación Pink Pearl Canada.