Mundo

Líder de secta mató, abuso e incitó a sus seguidores a castrarse

A pesar de que el gurú cuenta con millones de seguidores fue condenado a cadena perpetua por varios graves delitos en la India

Por  AFP .

El extravagante gurú espiritual fue condenado a cadena perpetua. Foto: AP

El extravagante gurú espiritual fue condenado a cadena perpetua. Foto: AP

Nueva Delhi, (AFP) - El líder de una poderosa secta religiosa en India fue condenado este jueves a cadena perpetua por el asesinato de un periodista que lo denunció por abusos sexuales contra sus seguidoras.

Gurmeet Ram Rahim Singh, quien lidera la secta Dera Sacha Sauda, que cuenta con millones de seguidores a nivel mundial, fue declarado culpable la semana pasada por ordenar el asesinato en 2002.

Gurmeet Ram Rahim Singh fue condenado a cadena perpetua. Foto: AP

"La sentencia entrará en vigor una vez que haya concluido su pena de cárcel de 20 años por violación", dijo a la AFP el fiscal H.P.S Verma, y añadió que otras tres personas fueron condenadas a cadena perpetua.

Al periodista Ram Chander Chhatrapati le dispararon frente a su casa después de que su diario local publicara una carta anónima que exponía los abusos sexuales de Singh en la lujosa sede central de la secta.

La fiscalía había pedido la pena de muerte para los cuatro acusados, incluido Singh.

A pesar de sus delitos, el gurú cuenta con cientos de seguidores que protestaron cuando fue encarcelado. Foto: AP

El gurú, de 51 años, fue declarado culpable en 2017 de violar a dos de sus discípulos y condenado a 20 años de cárcel.

Tras aquella decisión del tribunal, sus seguidores iniciaron multitudinarias manifestaciones que costaron la vida de 40 personas.

Para evitar que esto se repita, las autoridades desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad, incluyendo drones alrededor de la corte especial de la ciudad de Panchkula, donde se llevó a cabo el proceso.

Singh conoció su sentencia desde su celda, a través de videoconferencia.

En 2015 fue acusado de haber animado a 400 discípulos a castrarse para acercarse a Dios. También fue investigado con relación al asesinato de un periodista en 2002.