Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
AFP

AFP

Mundo

Líder supremo culpa disturbios a los "enemigos" de Irán

Con 21 muertos registrados desde el inicio de las protestas y 450 detenido por el régimen, el ayatolá Ali Khamenei hace responsable a oponentes del país.

Por: El Debate

Foto: AFP

Foto: AFP

El líder supremo de Irán culpó el martes a los "enemigos" del país por los disturbios que han visto a 21 muertos y cientos de detenidos en la prueba más grande para el régimen islámico en años.

El Ministerio de Asuntos Exteriores en Teherán también arremetió contra el presidente estadounidense Donald Trump después de su último ataque en Twitter contra las autoridades iraníes por las protestas, insistiendo en que debería centrarse en "personas sin hogar y hambrientas" en su propio país.

Foto: AFP

En un discurso transmitido por la televisión estatal, el ayatolá Ali Khamenei rompió su silencio sobre las protestas por primera vez desde que estallaron el jueves pasado.

"Los enemigos se han unido y están usando todos sus medios, dinero, armas, políticas y servicios de seguridad para crear problemas para el régimen islámico", dijo el líder supremo.

"El enemigo siempre está buscando una oportunidad y cualquier grieta para infiltrarse y golpear a la nación iraní".

En una quinta noche de disturbios, de lunes a martes, seis manifestantes murieron durante un ataque contra una estación de policía en Qahderijan, en la provincia central de Isfahan, dijo el martes la televisión estatal.

Al menos otras tres ciudades cercanas al centro cultural de Isfahan también vieron violencia durante la noche, causando la muerte de un joven miembro de la Guardia Revolucionaria, un policía y un transeúnte.

La cifra estimada de muertos es ahora de 21 desde que comenzaron las protestas en la segunda ciudad de Mashhad y se extendió rápidamente hasta convertirse en el mayor desafío para el régimen islámico desde las manifestaciones masivas en 2009.

A medida que aumentó la violencia, las autoridades intensificaron las detenciones, con al menos 450 personas detenidas en Teherán desde el sábado y 100 más en Isfahan el lunes, informaron funcionarios a los medios locales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha criticado repetidamente a Teherán desde las últimas protestas, elogió a los manifestantes por actuar contra el régimen "brutal y corrupto" y dijo que los iraníes tenían "poca comida, gran inflación y no tenían derechos humanos".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán respondió que el líder estadounidense estaba "perdiendo el tiempo enviando tweets inútiles e insultantes" y le aconsejó que prestara más atención a los "asuntos internos" en su país de origen.

Foto: AFP

Los disturbios en Irán parecen sin liderazgo y se concentraron en los pueblos y ciudades de provincia, con solo pequeñas y esporádicas protestas en Teherán cuando se informó de una fuerte presencia policial.

Ali Shamkhani, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, describió los disturbios como una "guerra de poder contra el pueblo iraní" y dijo que las cuentas en línea en Estados Unidos, Gran Bretaña y Arabia Saudita están fomentando las protestas.

Ali Shamkhani

Un portavoz de la Guardia Revolucionaria dijo que no se había pedido a la fuerza poderosa que interviniera directamente, pero insistió en que los funcionarios "tomarán las decisiones para terminar" la inseguridad si persiste.

Los políticos reformistas de Irán condenaron la violencia y culparon a Estados Unidos por alentar a "alborotadores", pero también pidieron a las autoridades que aborden los agravios económicos que han alimentado las protestas.

"Sin duda, el pueblo iraní se enfrenta a dificultades en su vida diaria (...) y tiene derecho a exigir y protestar pacíficamente", dijo un comunicado de la Asociación de Combatientes Religiosos, encabezada por el ex presidente reformista Mohammad Khatami.

'Elementos sedicionistas'

Foto: AFP

El moderado presidente Hassan Rouhani ha tratado de restar importancia a los disturbios, que comenzaron por problemas económicos, pero rápidamente se volvió contra el régimen en su conjunto con cánticos de "Muerte al dictador".

En una declaración el lunes los llamó "nada" y juró que los iraníes tratarían con "esta minoría que ... insulta las santidades y los valores de la revolución".

Los mítines a favor del régimen se llevaron a cabo en varios pueblos y ciudades, lo que refleja el apoyo continuo de una gran parte de la sociedad conservadora.

El jefe de la corte revolucionaria de Teherán, Moussa Ghazanfarabadi, advirtió que a medida que crezca la violencia, los castigos para los manifestantes se volverán "más pesados".

"Ya no los consideramos como manifestantes que reclaman derechos, sino como personas que se dirigen al régimen", dijo a la conservadora agencia de noticias Tasnim.

Rouhani llegó al poder en 2013 prometiendo reparar la economía y aliviar las tensiones sociales, pero los altos costos de vida y una tasa de desempleo del 12 por ciento han dejado a muchas personas con la sensación de que el progreso es demasiado lento.

Los jóvenes son los más afectados, con hasta 40 por ciento de desempleo según los analistas, y las áreas rurales particularmente afectadas.

'La gente ha tenido suficiente'

Foto: AFP

"La gente ha tenido suficiente, especialmente los jóvenes. No tienen nada de lo que estar felices", dijo a AFP Sarita Mohammadi, maestra de 35 años de Teherán.

"La situación es mucho peor en las provincias. La agricultura ha sido destruida. Conozco a muchos que han dejado el norte del país para venir a Teherán a trabajar", agregó.

Rouhani reconoció que no hubo "ningún problema mayor que el desempleo" en un discurso el domingo, y también prometió un medio más equilibrado y más transparencia.

Foto: AFP

Turquía expresó el martes su preocupación por los disturbios en una declaración que pedía que el "sentido común" prevalezca para evitar cualquier escalada.

La Unión Europea presionó el lunes a Irán para garantizar el derecho a protestar.

En 2009, las autoridades sofocaron implacablemente las protestas contra la reelección del político de línea dura Mahmoud Ahmadinejad. Al menos 36 personas murieron en 2009, de acuerdo con un peaje oficial, mientras que la oposición dice que 72 murieron.

En esta nota:
  • Manifestaciones contra el régimen
  • Irán
  • Protestas iranís
  • 21 muertos registrados