Selecciona tu región
Mundo

Masacre de Múnich: así fue el atentado terrorista que marcó los Juegos Olímpicos de 1972 en Alemania

Los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich estuvieron marcados por un ataque terrorista en el que 11 atletas israelís fueron asesinados

Por Raúl Durán

-

Múnich.- Ahora que el mundo está atento al desarrollo de Tokio 2020, resuena el sombrío recuerdo de los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich, en la Alemania Occidental, que estuvieron marcadas por un atentado terrorista que dejó 11 atletas israelís asesinados..

Habían pasado 36 años desde que los Juegos Olímpicos no se celebraban en Alemania, desde la edición 1936 en Berlín que Hitler aprovechó para hacer propaganda del nazismo de forma descarada, por lo que Múnich era la ocasión para "redimir" aquella mala imagen.

La masacre de Múnich

Era la madrugada del 5 de septiembre de 1972. Los Juegos Olímpicos tenían como sede a Múnich, en el lado occidental de una Alemania dividida por la Guerra Fría. Nadie se esperaba lo que vendría después para los atletas de Israel.

Leer más: No te adelantes; AMLO a Julio Hernández 'Astillero' por réplica en proyecto Las Cañadas en SLP

Cerca de las 4:40 de la madrugada, mientras los atletas israelís dormían, ocho miembros del grupo terrorista palestino Septiembre Negro lograron entrar al complejo disfrazados con trajes deportivos, con armas y granadas dentro de sus bolas de deporte. 

Los terroristas lograron entrar escalando la reja que rodeaba el lugar con ayuda del equipo estadounidense, quienes creyeron que al igual que ellos buscaban entrar furtivamente a sus departamentos tras una noche de fiesta.

Moshé Weinberg, el entrenador del equipo de lucha, fue sorprendido por los terroristas cuando abrían la puerta de su habitación. Ante la alerta del momento, nueve atletas lograron escapar y otros ocho se ocultaron.

El luchador Yossef Romano forcejeó con uno de los terroristas y logró arrebatarle el arma, pero fue asesinado de un disparo, mientras que el entrenador recibió un disparo en la cara cuando intentó atacar con un cuchillo, tras lo cual fue obligado a conducir a los agresores a las demás habitaciones del equipo israelí.

Weinberg los llevó directamente al apartamento número 3, esperando que los fuertes atletas que estaban allí sometieran a los terroristas, pero fueron sorprendidos mientras dormían y no lograron oponer resistencia. 

En medio de la confusión, el entrenador de lucha aprovechó para golpear a uno de los palestinos, dislocándole la mandíbula, ante lo cual otro atacante lo asesinó de un tiro.

11 atletas israelís fueron tomados como rehenes por terroristas palestinos. Foto: Especial

Tras la muerte del entrenador, el grupo terrorista tomó como rehenes a nueve atletas del equipo de Israel: David Berger, Ze'ev Friedman, Joseph Gutfreund, Eliezer Halfin, André Spitzer, Amitzur Shapira, Kehat Shorr, Mark Slavin y Yakov Springer.

Los atletas permanecieron secuestrados durante casi 18 horas, mientras se llevaban a cabo las negociaciones, pues los miembros de Septiembre Negro exigían la liberación de 236 presos palestinos de prisiones israelíes. 

El grupo terrorista dirigido por Luttif Afif incluso amenazó que mataría un rehén por cada hora si sus demandas no se cumplían para las 9 de la mañana.

Durante las intensas negociaciones, el Ministro del Interior alemán, Hans-Dietrich Genscher, icluso llegó a ofrecerse como rehén a cambio de los atletas, al tiempo que intentaban aclararle a los terroristas la delicada situación de Alemania en aquel momento. La petición no fue escuchada.

El grupo palestino decidió extender el plazo al mediodía, para permitir que el gobierno de Israel fuera notificado. Sin embargo, para entonces las cámaras de televisoras de todo el mundo ya tenían los ojos fijos sobre el atentado terrorista que se desarrollaba en Múnich.

Para sorpresa de todos, los eventos deportivos continuaron con normalidad mientras las autoridades negociaban la liberación de los rehenes.

Durante casi 18 horas los terroristas negociaron con las autoridades la liberación de los rehenes. Foto: Especial

Poco después de las 11:15 horas, Alemania recibió la noticia que complicó todo: el gobierno de Israel no tenía ninguna intención de negociar con el grupo terrorista.

Los alemanes intentaron ganar tiempo y obtuvieron un nuevo plazo para la 1 de la tarde, bajo la amenaza de que si no había respuesta para entonces los atletas israelís serían asesinados ante la prensa.

Las horas pasaban y la situación se hacía cada vez más tensa. El ejército alemán tenía prohibido actuar por las restricciones de la postguerra, por lo que cualquier operación de rescate dependía solo de la policía de Múnich.

Un grupo de francotiradores disfrazados con trajes olímpicos rodeó el complejo olímpico, pero los terroristas no tardaron en enterarse gracias a que las cámaras de los medios grababan el hecho desde todos los ángulos.

A las 6 de la tarde, los palestinos exigieron ser trasladados a Egipto en avión, con el fin de continuar las negociaciones allí. 

Rescate fallido

Las autoridades alemanas decidieron estar de acuerdo con la demanda de Septiembre Negro. Trasladaban a los terroristas y rehenes en dos helicópteros, con el plan de abatirlos en el aeropuerto.

Sin embargo, los terroristas resultaron ser más del número pensado, además de encontrarse mejor armados que los francotiradores alemanes. Todo desembocó en un tiroteo en el aeropuerto.

Uno de los terroristas recibió un disparo fallido en el muslo, lo que puso en alerta a sus compañeros. Tras otra hora sitiados, los palestinos lanzaron una granada dentro de un helicóptero, matando a cuatro de los rehenes. La policía halló a los otros cinco asesinados en el otro helicóptero.

Para entonces la policía alemana logró abatir a cinco terroristas. El saldo de la masacre de Múnich fue de un total de 17 muertos: 11 atletas israelíes, cinco terroristas palestinos y un policía alemán que murió en el tiroteo. 

Un total de 17 personas murieron en el ataque terrorista de los Juegos Olímpicos de Múnich. Foto: Especial

Sólo sobrevivieron tres secuestradores de Septiembre Negro, quienes fueron encarcelados tras los hechos. 

En los días siguientes estalló la polémica por la decisión del Comité Olímpico de continuar con los eventos después de frenar las actividades solo un día. Como homenaje a las víctimas, las banderas fueron izadas a media asta. 

Leer más: Descubren a pareja de entrenadores de triatlón que abusaron de cinco adolescentes

De cualquier forma, el grupo de Septiembre Negro había logrado darle difusión mundial al problema que los movilizó: la fundación del estado de Israel tras la Segunda Mundial, por el que Palestina perdió la mayor parte de su territorio. Una situación que persiste hasta nuestros días.

El gobierno israelí no se quedó de brazos cruzados y a los pocos días emprendió su venganza contra el pueblo palestino, bombardeando las bases de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Siria y Líbano, que dejaron un saldo estimado de 200 muertos. 

Silvano Aureoles visita Chicago durante su gira por Estados Unidos
Síguenos en