Mundo

Miqueas, un bebé de 2 años que venció la leucemia y el COVID-29 en Argentina

El padre de Miqueas, un bebé de 2 años que ya venció un trasplante de médula, la leucemia y el COVID-19, relata cómo fueron eso difíciles momentos

Por  Marcela Gómez

Miqueas, un bebé de 2 años que venció la leucemia y el COVID-29 en Argentina(Brian Alvarengo)

Miqueas, un bebé de 2 años que venció la leucemia y el COVID-29 en Argentina | Brian Alvarengo

Buenos Aires, Argentina.- Brian Alvarengo, padre de Miqueas Lionel, un niño que con tan solo 2 años de edad ya venció un trasplante de médula, la leucemia y el nuevo coronavirus (COVID-19), relató cómo fueron eso difíciles momentos.

La vida de la familia cambió tras un control pediátrico, ellos vivían en Ushuaia, Tierra del Fuego, y tuvieron que mudarse hasta Buenos Aires para el tratamiento de Miqueas.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Brian contó a TN que, "en un control pediátrico, nos dijeron que Miqueas presentaba tres valores en sangre que no eran normales", y de inmediato, los derivaron al Sanatorio Güemes para realizarle al bebé una punción medular. "A los días, le diagnosticaron leucemia mieloide aguda. Tuvimos que hacer vida nueva acá".

El bebé empezó con las sesiones de quimioterapia, que en total fueron 5, un ciclo por cada mes, pero de acuerdo a sus médicos hubo complicaciones: una de ellas fue que infecciones intrahospitalarias habían ingresado a su organismo.

"Con las punciones, la médula siempre salía limpia. Todo iba bien y creímos que estábamos listos para irnos a casa", señala Brian, pero el 23 de noviembre de 2019, el diagnóstico cambió: "nos informaron que la enfermedad había tomado la médula en un 33 por ciento”.

El centro médico estudió el caso e informaron que el bebé necesitaría un trasplante de médula. En ese momento también había contraído neumonía y mucositis, además, por su tratamiento estaba muy débil.

Brian y Evelyn, la mamá de Miqueas, se hicieron estudios para ver si eran compatibles, pero los resultados salieron que no lo eran, por lo que los médicos comenzaron con la búsqueda internacional.

El bebé siguió su tratamiento, algunos días eran bueno y otro no tanto, Brian dice que "hubo períodos en que levantó más de 39 grados de fiebre. Otros en los que ingresaron hongos en su sangre por las bajas defensas. La pasamos muy mal".

Hasta que un día recibieron una llamada con la buena noticia: “recuerdo cuando me llamaron y me comunicaron una de las novedades más lindas de mi vida… ´¡Buenas noticias! ¡Salió una persona en Alemania cuya compatibilidad es 10 de 10 para el trasplante de médula!´"

Pero en medio de los trámites los médicos descubrieron que bebé tenía una fractura en su pierna derecha. Y, además, la última quimioterapia que le suministraron le afectó el corazón: "Desarrolló una cardiopatía".

Brian y Miqueas. / Fotografía: Brian Alvarengo.

La familia mantuvo la esparanza y el día de la operación llegó, aunque fue complicada por la condición de su corazón, todo salío bien, "se la bancó como un león", dijo Brian orgulloso de su pequeño.

Miqueas pasó de terapia intensiva a la sala común, pero fue diagnosticado con COVID-19.

Era una cosa de no creer", dice Brian. 

El bebé a pesar de ser un paciente inmunosuprimido, fue asintomático.

Miqueas ya es un niño sano, y su padre cuenta que pese a los momentos difíciles nunca perdieron las esperanzas: "nunca perdimos las esperanzas, confiamos en los profesionales y en Dios. Espero que otras familias también puedan superar la adversidad que se les presente".

Brian comentó se convirtió en donante de médula ósea: "siento que es una forma de devolver algo de todo lo que recibí por Miqueas. Lo hice de corazón". 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo