Mundo

Modelo casi muere por querer ser una muñeca sexual de la vida real

Transformó totalmente su rostro y cuerpo, su obsesión se convirtió en adicción a las cirugías plásticas y la modelo casi muere por querer ser una muñeca sexual de la vida real

Por  Sheila Guzmán

Amanda asegura arriesgará su vida por ser una muñeca sexual de la vida real. Foto ilustrativa: Pixnio

Amanda asegura arriesgará su vida por ser una muñeca sexual de la vida real. Foto ilustrativa: Pixnio

Estados Unidos.- Para una mujer filandesa, la cirugía plástica es “mejor que el sexo” por ello desea combinar ambos y la modelo casi muere por querer ser una muñeca sexual de la vida real. Amanda reveló de propia voz que puso en riesgo su vida por su adicción a la cirugía estética; sin embargo, continúa con su objetivo de ser “una muñeca sexual de la vida real”.

La mujer de 22 años de edad reveló que fue a los 18 años cuando comenzó a someterse a cirugías para transformar su cuerpo, iniciando por el incremento de su busto. Después de eso, ha invertido gran cantidad de dinero en relleno, botox, cirugía de nariz y otros procedimientos para parecerse lo más posible a una muñeca de plástico.

Amanda relató su historia para E!, donde asegura estar dispuesta a arriesgar la vida por lograr su objetivo y seguir sometiéndose a procedimientos estéticos.

Soy Amanda, soy de Finlandia y casi muero por mi cirugía plástica, dice la mujer para el programa televisivo.

La mujer relató que desde que descubrió que existía la cirugía plástica, a los 8 años de edad, sabía que era su destino. Cuando creció, su deseo fue tal que salió de su país, donde no había procedimientos estéticos, para someterse a su primer cirugía en el extranjero.

Después de mi segundo trabajo en el busto, me di cuenta de que tenía una adicción porque me di cuenta de lo feliz que me había hecho.

Según The sun, Amanda dio a conocer que tiene un “suggar daddy”, que no tiene una relación física con él, lo conoció por Instagram y la apoya económicamente para su transformación.

 

Fue una reacción a la anestesia lo que casi le cuesta la vida en su último aumento de pechos.

Tuve mi cirugía, pero tuve una convulsión y entré en coma durante varios días después de mi cirugía.