Selecciona tu región
Mundo

Muere el asesino en serie Rodney Alcalá, sospechoso de 130 muertes en California, USA

Tras permanecer por más de 10 años en una prisión de los Estados Unidos, Rodney Alcalá, conocido como el “asesino del juego de las citas" murió en un hospital de California

Por EFE -

Estados Unidos.-  Este sábado falleció el hispano, Rodney Alcalá, quien fuera sospechoso de haber matado a 130 mujeres en los Estados Unidos, informaron autoridades penitenciarias de la prisión de California en la que se encontraba preso.

Alcalá quien tenía 77 años de edad, fue trasladado al hospital desde el corredor de la muerte en donde se encontraba desde 2010 tras ser sentenciado a la pena de máxima por el asesinato de cuatro mujeres y una niña de 12 años.

En los Estados Unidos y la mayor parte de California, era conocido como el “asesino de Juego de Citas”, tras haber aparecido en el programa de televisión de 1978 del mismo nombre, tras la condena de 2010, tres años después en 2013, Alcalá recibió otra condenan por el asesinato de dos víctimas en Nueva York.

Leer más: Departamento de Educación aprueba el plan de Georgia para fondos de ayuda para el coronavirus

Las autoridades sospechan que pudo matar a hasta 130 mujeres y niñas en la década de 1970, además de violar a varias, antes de ser detenido y encarcelado en 1979, fecha desde la que permaneció en prisión aunque sus litigios tardaron décadas en resolverse.

Alcalá murió por "causas naturales", indicó en un comunicado el Departamento Correccional y de Rehabilitación de California.

Su condena a muerte estaba relacionada con el asesinato de Robin Samsoe, de 12 años, quien fue raptada mientras iba en bicicleta a su clase de ballet el 20 de junio de 1979 en Huntington Beach, al sureste de Los Ángeles.

El mismo jurado halló culpable a Alcalá de la tortura, violación y asesinatos de Jill Barcomb de 18 años, ocurrido en 1977; Georgia Wixted, de 27 años, en 1978; Charlotte Lamb, de 32 años, en 1978 y Jill Parenteau, de 21 años, en 1979.

En otro juicio en Nueva York en 2013, Alcalá admitió que violó y estranguló en 1971 a Cornelia Crilley, una azafata de 23 años, en el apartamento de la víctima en el Upper East Side de Manhattan.

Además, confesó que seis años más tarde, asesinó a la bióloga Ellen Hover, también de 23 años, cuyo cuerpo fue encontrado once meses después en un bosque del condado de Westchester, al norte de Nueva York.

Fotógrafo aficionado y exestudiante de la Universidad de California, Alcalá poseía un muy alto coeficiente intelectual y fotografió a cientos de sus víctimas.

En enero de este año, las autoridades de Huntington Beach (California) publicaron decenas de esas fotos con la esperanza de que el público les ayudara a identificar a las personas retratadas, y determinar si pudieron ser víctimas de Alcalá. EFE News

Captan a razer persiguiendo caballos en "Narnia", la Cofradía
Síguenos en