Mundo

Muere niña tras ser succionada por bomba de piscina en hotel turco

Una niña rusa de 12 años murió tras ser absorbida por la bomba de una piscina en un hotel de Turquía

Por  Raúl Durán

Imagen ilustrativa:(Pixabay)

Imagen ilustrativa: | Pixabay

Muğla.- Una niña rusa de 12 años murió tras ser absorbida por la bomba de la alberca de un hotel donde se hospedaba con su familia, en Turquía.

El hecho ocurrió el pasado 18 de agosto en la provincia turca de Muğla. Alisa Adamova, de 12 años, se hospedaba en el hotel Sun Hill con su familia, que habían viajado desde San Petersburgo, Rusia, para vacacionar.

La niña se encontraba nadando en la piscina del hotel cuando su brazo fue succionado por el dispositivo de bombeo. Durante 15 minutos, su padre y siete turistas intentaron liberarla desesperadamente.

La madre, Natalya Adamova, relató al medio Fontanka cómo que "su padre se zambulló y vio a nuestra hija atrapada bajo el agua. Trató de sacarla pero su mano fue fuertemente succionada por el tubo de la bomba".

Alisa, de 12 años, estuvo hospitalizada por 11 días tras el incidente. Foto: Especial

La única forma de lograrlo fue rompiendo la tubería, pues afirman que el personal del hotel no acudió a ayudar ni apagó la bomba cuando se lo pidieron debido a que "no sabían dónde estaba el interruptor", informó el medio News Week.

Tras liberarla -con un tubo en su brazo-, le aplicaron maniobras de reanimación. Alisa había sobrevivido, pero fue hospitalziada y estuvo los siguientes 11 días debatiéndose entre la vida y la muerte antes de fallecer.

Los padres de Alicia aseguran que su hija era una excelente nadadora, y señalan al personal del hotel cuatro estrellas por su incompetencia, aseguran que además no había ningún salvavidas en el lugar.

Llamamos frenéticamente al personal del hotel para apagar la bomba, pero ninguno de los empleados vino a ayudar", dijo un turista polaco que se encontraba allí.

Andris y Natalia, padres de Alisa, acusaron al personal del hotel de incompetentes. Foto: Especial

La trágica muerte de la menor ha consternado a sus familiares. El padre, Andris Leikutsis, escribió en sus redes sociales: 

Sabemos que la vida continúa, pero nuestra vida nunca será la misma que antes".

En tanto, la policía se encuentra investigando el hecho, y ha ordenado a tres altos funcionarios del hotel que no abandonen el país.

Con información de News Week.