Mundo

Muere una migrante haitiana varada en un albergue de Panamá

La mujer, identificada como Jean Manette, falleció en un hospital de la capital, debido a una "enfermedad infectocontagiosa", que no se precisó pero que "no es la COVID-19, que le pudo ocasionar insuficiencia renal", informaron las autoridades

Por  EFE

Un agente del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront) cierra la puerta de acceso a un albergue para migrantes, en la comunidad de Lajas Blancas, en Darién (Panamá)(Archivo EFE)

Un agente del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront) cierra la puerta de acceso a un albergue para migrantes, en la comunidad de Lajas Blancas, en Darién (Panamá) | Archivo EFE

Panamá.- Una de las migrantes haitianas varadas en Panamá debido al cierre de las fronteras internacionales por la pandemia de la COVID-19 falleció en un hospital de la capital a causa de una enfermedad infecciosa, informó este miércoles el Servicio Nacional de Migración (SNM).

Las autoridades migratorias dijeron que la muerte de la mujer, identificada como Jean Manette, se debió a una "enfermedad infectocontagiosa", que no se precisó pero que "no es la COVID-19, que le pudo ocasionar insuficiencia renal".

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La ciudadana haitiana formaba parte de los casi 2.000 migrantes irregulares que se encuentran varados en una estación migratoria situada en La Peñita, provincia de Darién, fronteriza con Colombia, a los que se suman otros cerca de 600 que están en otro albergue en Gualaca, cerca de los límites con Costa Rica.

A finales de junio pasado las autoridades panameñas informaron que un menor de 2 años de edad que estaba en el albergue de Gualaca murió de "complicaciones de salud repentinas".

"El menor formaba parte de un grupo de migrantes que se mantenía en el albergue de Peñita, en Darién, y que fue trasladado hacia Los Planes de Gualaca, de manera programada, para disminuir la población migrante de Darién y darles mayores comodidades en Los Planes", dijo entonces un comunicado.

El cierre de fronteras por la pandemia frenó la llegada de los migrantes irregulares a Panamá procedentes de Suramérica, pero desbordó el programa de atención que aplica el país, conocido como flujo controlado, ya que dejó varados a los más de 2.500 que se encontraban ya en suelo panameño.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) ya pidió a Panamá resolver los problemas de hacinamiento que hay en el albergue de migrantes de Darién, donde se han detectado decenas de casos de la COVID-19, y el Gobierno panameño informó de que ya construye una nueva instalación.

Las autoridades panameñas mantienen detenidos a 12 migrantes haitianos que son procesados por varios delitos tras prender fuego a una carpa en el albergue de Darién, y no se descarta su deportación, de acuerdo con la información oficial.

También te puede interesar:

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo