Selecciona tu región
Mundo

Mujer adoptó una apariencia masculina durante 36 años para proteger a su hija en la India

S. Petchiammal mujer hindú, tuvo que adoptar una apariencia masculina durante 36 años para proteger a su hija en una de los países más peligrosos del mundo para ser mujer

Por Omar Moroyoqui

-

En muchas regiones del mundo, ser mujer sigue siendo una desventaja para desarrollar facultades y virtudes en igualdad de condiciones respecto a sus pares masculinos.

En el caso de la India, estas desventajas se convierten en un severo peligro ya que el país asiático está considerado unos de los más peligrosos para las mujeres por el alto índice de delitos sexuales cometidos por hombres.

En medio de todas estas complicaciones millones de mujeres tienen que abrirse paso para sobrevivir en un estado de permanente alerta. Muchas historias circulan en la red al respecto, una de ellas llamó la atención recientemente en las redes sociales, se trata de una madre de familia llamada S. Petchiammal, quien, tras la muerte de su marido, se vio forzada a adoptar una apariencia masculina durante 36 años para proteger a su familia.

Tan solo 15 días después de casada, su marido falleció repentinamente cuando se encontraba embarazada de su hija, Shanmugasundari.

Petchiammal no veía como una opción un nuevo matrimonio así que tuvo que dedicarse a cuidar de su hija ella sola. Rápidamente encontró maneras de subsistir trabajando en la construcción, hoteles y salones.

Cuando se vio víctima del acoso laboral, tomó la que sería la decisión más importante de su vida. Cierto día, tras llegar al templo de Tiruchendur Murugan, adoptaría por completo la apariencia de un hombre por los próximos 36 años.

Te recomendamos leer:

Tomó sus maletas y junto con su hija cambio de residencia rumbo a Kattunayakkanpatti, con su aspecto renovado se rebautizó como Muthu. Su nueva apariencia garantizó un entorno seguro para el crecimiento de su hija quien es ahora una mujer casada. Sin embargo, Petchiammal aseguró que no piensa renunciar a la identidad que “garantizó una vida segura para mi hija. Seguiré siendo Muthu hasta que muera”.

Después de toda una vida de sacrificio Petchiammal enfrenta dificultades económicas. Ya no puede emplearse, no puede solicitar el certificado de viudez y ha tenido que recurrir a la asistencia social del gobierno para vivir con dignidad sus últimos días.

Síguenos en