Selecciona tu región
Mundo

Musulmanes celebran Ramadán entre temores a coronavirus

Millones de musulmanes en todo el mundo celebran el Ramadán de este año en medio de restricciones y temores por la pandemia del COVID-19

Por Raúl Durán

-

El Ramadán, una de las celebraciones más importantes para los musulmanes, llega este 2020 en medio de temores y restricciones por la pandemia del coronavirus.

Desde el pasado 24 de abril, millones de fieles en todo el mundo comenzaron a celebrar esta fiesta religiosa, viéndose privados de reunirse con sus familias y asistir a oraciones en mezquitas.

Las medidas de confinamiento social decretadas por muchos países contra el COVID-19 han obligado a las mezquitas a cerrar sus puertas. Incluso el iftar, la ruptura del ayuno con una comida familiar al caer la noche se celebra en mayor intimidad y con menos alegría.

"Este Ramadán es muy diferente, básicamente porque no es festivo (...) Me siento decepcionada por no poder ir a la mezquita, pero ¿qué podemos hacer? El mundo es diferente ahora", dijo a AFP Fitria Famela, un ama de casa indonesia.

Foto: AFP

Salman bin Adbulaziz, rey de Arabia Saudita, uno de los países con la mayor cantidad de sitios sagrados para el islam, aseguró que se siente "afligido" por la ausencia de oraciones colectivas, pero insistió en priorizar "la protección de la vida y la salud de los pueblos".

Arabia Saudita ha implementdo estrictas medidas para contener la propagación del virus, como el toque de queda en la mayoría de sus regiones y el cierre de mezquitas.

¿Celebras el Ramadán o conoces a alguien que lo haga?

0%
No 0%

La excepción es la Gran Mezquita de la ciudad santa de La Meca, la cual permitió a un número restringido de fieles acudir a orar el pasado viernes, aunque a diferencia de otros años luce prácticamente desolada.

La nación saudí ha registrado hasta la fecha más de 20 mil casos positivos de COVID-19 y un total de 152 muertos.

Así luce la Gran Mezquita de La Meca durante la pandemia del COVID-19. Foto: EFE

Pakistán, por su parte, ha decidido ignorar las medidas de confinamiento, anteponiendo la fe. Un ejemplo es que pese al intento de las autoridades de cerrar o limitar el acceso a mezquitas, los fieles se agruparon hombro con hombro en la calles vecinas, desafiando la medida.

Durante el mes que dura el Ramadán, los más de 1.8 millones de fieles musulmanes en todo el mundo se privan de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde que amanece hasta el atardecer.

Con información de AFP.

Síguenos en