Mundo

Niños inmigrantes describen las “hieleras” de CBP como “jaulas” para humanos

“La ‘hielera’ es un lugar muy frío, es una “jaula” para humanos. En ese lugar vi a muchos niños como yo, inclusive me enfermé cuando estuve ahí”, dijo niño migrante

Por  Ivette Vazquez

Niños inmigrantes describen las “hieleras” de CBP como “jaulas” para humanos(Foto: EFE)

Niños inmigrantes describen las “hieleras” de CBP como “jaulas” para humanos | Foto: EFE

Tucson.- Son “jaulas” para humanos, lugares fríos donde se pierde la noción del tiempo. Así describen algunos migrantes su paso por las “hieleras” de la Patrulla Fronteriza, donde actualmente hay detenidos miles menores migrantes que han cruzado la frontera sin alguno de sus padres o tutor legal.

La ‘hielera’ es un lugar muy frío, es una “jaula” para humanos. En ese lugar vi a muchos niños como yo, inclusive me enfermé cuando estuve ahí, explicó a Efe Hally Zamora.

Esta joven de Nicaragua inició el largo y peligro viaje hacia los Estados Unidos cuando solo tenía 11 años junto con su hermano, que solo tenía 9 años.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Leer más: Causan desconcierto imágenes en "hieleras" de niños inmigrantes detenidos en frontera de Estados Unidos

Ambos formaron parte de la primera oleada de menores centroamericanos que llegaron a los Estados Unidos en 2014 con la esperanza de reunirse con su familia y que generó, en palabras del entonces presidente, Barack Oabama, una “crisis humanitaria” en la frontera.

Vi a niños mucho más pequeños que nosotros llorando, con hambre porque no nos daban de comer, algunos recibían un pedazo de aluminio para cubrirse, pero otros no, relató la inmigrante.

Las celdas de detención de la Patrulla Fronteriza son popularmente llamadas por los inmigrantes como “hieleras”, ya que se quejan de que la temperatura es muy baja dentro de estos sitios y, como son despojados de sus chamarras y otros objetos personales cuando son detenidos, no tienen con qué cubrirse.

Escenas que se repiten

Ante el incremento en el flujo migratorio registrado en las últimas semanas, especialmente menores de edad provenientes de países centroamericanos, preocupa a defensores de los derechos de los migrantes lo que los niños tienen que pasar mientras están bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

De acuerdo a cifras oficiales, este fin de semana unos 4.900 menores migrantes no acompañados estaban bajo la custodia de las autoridades fronterizas.

Algunos de ellos llevaban detenidos más de diez días, a pesar que la ley dice que el máximo son tres días, sin embargo la falta de espacios en los albergues del Departamento de Salud (HHS) ha obligado a la administración del presidente Joe Biden a establecer nuevos centros de procesamiento en Texas y próximamente en Arizona.

Las condiciones dentro de las “hieleras” de la Patrulla Fronteriza dentro del Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza en Arizona fueron el blanco de una demanda entablada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en el 2015.

Niños migrantes. Foto: EFE

Condiciones inumanas

En 2020, un juez federal en Tucson dictaminó que la Patrulla Fronteriza mantenía a los migrantes en condiciones inhumanas y antihigiénicas, por lo que ordenó que se les entregaran colchonetas, así como cobijas limpias y que se les permitiera bañarse si son detenidos por más de 12 horas.

Yvette Borja, abogada con ACLU en Arizona, dijo a Efe que el incremento en la llegada de menores no acompañados ha despertado de nuevo las alarmas sobre las condiciones que podrían estar pasando en estos centros de detención, a los cuales hasta el momento no han tenido acceso los medios de comunicación ni organizaciones que defienden a los migrantes.

Ante las quejas de los medios y estos grupos, el Gobierno publicó este martes dos vídeos que muestran el interior de un centro de procesamiento de migrantes en El Paso y otra instalación en Donna que sirve de albergue temporal de los menores y otros migrantes, incluidas familias.

Aunque la demanda interpuesta por ACLU solo aplica al Sector Tucson, Borja aseguró que este es un problema generalizado a lo largo de la frontera.

Abogados no pueden visitar a los inmigrantes

Y debido a la pandemia de la covid-19 abogados de ACLU no han podido tener acceso a las celdas de detención de la Patrulla Fronteriza en el Sector Tucson para poder verificar que se está cumpliendo con las órdenes de la corte.

Nos preocupa lo que está pasando en lugares como Texas donde hay reportes de tantos menores en instalaciones que ni siquiera están acondicionadas para los adultos, dijo la abogada.

En su opinión las primeras imágenes de los centros de detención de migrantes en la frontera bajo la administración Biden filtradas el lunes a la prensa por el congresista demócrata Henry Cuellar “no son muy alentadoras”.

En estas imágenes se puede ver a niños acurrucados en el suelo bajo mantas de aluminio en habitaciones improvisadas y divididas por plásticos.

Coincide con ella Cuellar, que este lunes consideró en declaraciones al medio digital Axios que las fotografías del centro de Donna muestran las “condiciones terribles” en las que se encuentran los miles menores migrantes que están bajo custodia del Gobierno.

Y a defensores de los migrantes como Borja les preocupa además que los migrantes y los menores no acompañados estén teniendo acceso a cuidado médico en caso de requerirlo y que se estén tomando las medidas necesitarías debido a la pandemia de la covid-19.

Recuerdos dolorosos

Alguien que entiende muy bien lo que actualmente están pasando los miles de menores detenidos por la Patrulla Fronteriza es Mayra López, inmigrante guatemalteca que llegó a los Estados Unidos en el 2019 bajo la administración del presidente Donald Trump.

“Fue muy difícil ver a tantos niños separados de sus padres, llorando, nadie les hacía caso, espero que esta vez estén recibiendo un trato más humano”, aseguró la joven.

Leer más: Pide AMLO a Joe Biden apoyar el desarrollo del sur de México y Centroamérica para frenar migración

López quien actualmente vive con su madre en Nueva York dijo ver con tristeza cómo se sigue tratando a los migrantes, sin entender el dolor y el sufrimiento que pasan y las poderosas razones que tienen para dejar sus pueblos.

“Las ‘hieleras’ son lugares que no deberían existir, somos seres humanos. Es un proceso muy doloroso, cuando estás ahí no sabes si es de día o de noche, pasas frío, hambre, angustia y tienes miedo que de un momento a otro te puedan deportar”, recordó.

 
Caravana Migrante cruza la frontera Honduras - Guatemala con violencia

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo