Selecciona tu región
Mundo

No habrá corridas de toros en Bogotá en 2022, anuncia IDRD

Bogotá ha decidido esquivar el discurso del arcaico Tribunal Constitucional, que una y otra vez relaciona la palabra “cultura” con la industria del toro

Por Ivette Vázquez

-

Bogotá.- El Concejo de Bogotá, de la mano de la concejal animalista, Andrea Padilla, y el concejal Juan Baena coautor del proyecto, aprobó un acuerdo para desincentivar las corridas de toros en la capital colombiana

Tan simple como no dar más dinero de los contribuyentes a la industria del toro. La tauromaquia vive del dinero público, y se debe pasar por la desincentivación de las corridas de toros para no alimentar a una industria que vive del maltrato animal. 

De esta forma Bogotá ha decidido esquivar el discurso del arcaico Tribunal Constitucional, que una y otra vez relaciona la palabra “cultura” con la industria del toro.

Leer más: Detienen en Colombia al encargado de reclutamiento de menores en las FARC

Cómo desincentivar las corridas de toros

Se ha eliminado el uso de las banderillas, las picas y el estoque. De esta forma, el aficionado sádico que asiste a las corridas de toros en la Plaza La Santamaría dejará de hacerlo ya que no podrá presenciar su deseado “espectáculo” sangriento.

Sin embargo, la concejal Padilla, sabe que no se acaba por completo con el maltrato, pero sí se limita.

“En el viaje de la dehesa a la arena, un toro puede perder hasta 30 kilos  de peso por estrés. La sola aparición ante la plaza es muy desgastante por eso no se puede hablar de corridas “incruentas”, como se le ha llamado tradicionalmente, sino más bien, de corridas “sin sangre”, afirmó la concejal de la alianza Verde.

Sin duda, es el comienzo a una victoria definitiva contra el maltrato animal. Pero los toros utilizados en las corridas de toros sin sangre sufren el mismo destino cruel que los utilizados en las corridas de toros tradicionales.

La crueldad hacia los toros utilizados en estas corridas comienza incluso antes de que los animales entren al ruedo. A menudo liman sus cuernos para deshacerse de su sentido del equilibrio, y a veces los mantienen en la oscuridad total antes de las corridas, lo que los desorienta y los confunde.
 No habrá más muerte dentro de la arena.

Sin armas, los toreros no podrán herir ni matar al toro. Se prohíbe, por tanto, la matanza del toro.
No habrá más incentivos económicos.

El que organice una corrida de toros en Bogotá tendrá que asumir la totalidad de los gastos de operación que supone su organización y deberán pagar un 20% de impuestos, los cuales tendrán una partida destinada a financiar el Instituto de Protección y Bienestar Animal.

Twitter PETA. Foto: Captura

Reducción del número fiestas

Las “fiestas” se reducen de 8 a 4, tres entre enero y febrero y una en agosto, dando así poco margen de maniobra a los organizadores que se aventuren a plantear una corrida de toros en Bogotá.

La prohibición de las corridas, según Padilla, tiene una traba legal expresada por la Corte Constitucional y dice que:

La oposición a las corridas de toros es cada vez mayor, pero aún queda trabajo por hacer.

Bogotá ha dado un paso importante, pero aún necesitamos tu apoyo para ayudar a poner fin a ese abuso sádico en otras muchas ciudades y países.

Leer más: Triste paseo: Pareja murió ahogada en un río cuando vacacionaban en Colombia

Uno de ellos es España, donde la plataforma de televisión Movistar Plus, quiere televisar la tortura y matanza de toros a puerta cerrada para no perder suscriptores de su canal Toros.

Video de la caída de un trapecista de la "rueda de la muerte"
Síguenos en