Mundo

"No soy un monstruo", dice un acusado de torturar a niños en California

Jonathan  y su pareja sometieron a los menores, de entre 4 meses y 12 años, a torturas como el submarino, les dispararon con una ballesta y les lanzaron agua hirviendo, informaron las autoridades el miércoles. 
 
Avatar del

Por: El Debate

Estas dos fotografías impresas obtenidas de la Oficina del Fiscal del Condado de Solano en California muestran a los acusados Ina Rogers (L) y Jonathan Allen (R) que fueron puestos en custodia el 16 de mayo de 2018 por cargos graves de abuso infantil / peligro infantil.

Estas dos fotografías impresas obtenidas de la Oficina del Fiscal del Condado de Solano en California muestran a los acusados Ina Rogers (L) y Jonathan Allen (R) que fueron puestos en custodia el 16 de mayo de 2018 por cargos graves de abuso infantil / peligro infantil.

Los Angeles, 17 Mayo 2018 (AFP).- Un hombre de California acusado de múltiples casos de tortura y abuso de menores, algunos de los cuales contra sus propios hijos, ha negado las acusaciones en una entrevista en prisión: "no soy un monstruo".

Jonathan Allen, de 29 años, y su pareja, Ina Rogers, de 30, fueron detenidos después de que las autoridades hallaran diez niños viviendo en condiciones miserables en una casa en Fairfield, al norte de San Francisco (oeste de Estados Unidos).

Ambos sometieron a los menores, de entre 4 meses y 12 años, a torturas como el submarino, les dispararon con una ballesta y les lanzaron agua hirviendo, informaron las autoridades el miércoles. 

En las habitaciones era demasiado caos y objetos tirados que impedían el paso libre de los niños. Foto: AP

En una entrevista para el canal KGO-TV desde prisión, en la que está encerrado bajo fianza de 5,2 millones de dólares, Allen negó haber cometido los abusos: "no hice lo que dicen que hice", afirmó.

No soy perfecto, nadie es perfecto", argumentó, "pero no soy un animal ni un torturador ni un monstruo. No lo soy", se defendió el detenido, padre biológico de algunas de las víctimas, que se mostró seguro de que la investigación demostrará que no abusó de ningún niño.

Allen está acusado de siete cargos de tortura y nueve de abuso de niños. Los fiscales detallaron los abusos en una moción para incrementar la fianza de Rogers, madre de los niños, que quedó fijada en 495.000 dólares.

"Continuamente los niños eran golpeados, estrangulados, mordidos, atacados con armas como ballestas o pistolas de aire comprimido, golpeados con palos y bates y sometidos al submarino", una técnica de tortura que consiste en mantener a la víctima bajo el agua hasta que comienza a ahogarse, según la moción a la que tuvo acceso la AFP.

Debido al continuo abuso, los niños tienen distintos tipos de cicatrices, incluidos brazos fracturados", añadió la fiscalía, que aseguró que la pareja hervía agua y se la lanzaba a los chicos.

La policía detuvo a la pareja el 31 de marzo en su casa de Fairfield. Al llegar al lugar, los oficiales encontraron a los niños acurrucados en el medio de la sala, en el que había ropa, basura y heces diseminadas por todos lados.

En esta foto provista por Daily Republic, Ina Rogers, centro, camina hacia el Tribunal Superior del Condado de Solano en Fairfield, California, el miércoles 16 de mayo de 2018, para enfrentar múltiples cargos de abuso de menores. AP

La autoridad se llevó a los menores sin saber de sus padecimientos, que descubrieron a medida que avanzó la investigación. "Los niños describieron detalladamente los incidentes de los abusos", que datan de varios años, según indicó el documento de la fiscalía.

El caso tiene similitudes con otro ocurrido en California en enero, en el que una pareja, Louise y David Turpin, tenía cautivos y maltrataba a sus 13 hijos.