Mundo

Notre Dame, en suspenso por COVID-19

La reapertura de Notre Dame se mantiene para 2024 pese a que la reconstrucción se ha visto paralizada por la pandemia del coronavirus

Por  Agencia Reforma y América Juárez

La reapertura de Notre Dame se mantiene para 2024 pese a que la reconstrucción se ha visto paralizada por la pandemia del coronavirus.(Foto: AFP)

La reapertura de Notre Dame se mantiene para 2024 pese a que la reconstrucción se ha visto paralizada por la pandemia del coronavirus. | Foto: AFP

Azotada por la pandemia del COVID-19, Francia persiste en su objetivo de reabrir la catedral de Notre Dame en 2024, aunque la contingencia sanitaria mantiene paralizadas las obras de rescate.

 Ocho siglos de historia quedaron en suspenso cuando el 15 de abril de 2019 un incendio derribó la aguja y la cubierta del emblemático templo gótico parisino.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

 Las vallas que lo rodean, la grúa sin movimiento y los andamios que velan por su estructura son reflejo de aquella fatídica tarde, de la que no ha sido posible hasta ahora determinar el origen de las llamas.

Para obtener las últimas noticias sobre coronavirus, regístrate dando clic en este espacio y te enviaremos la información al instante.

Aunque la investigación judicial prosigue en manos de la Brigada Criminal, el análisis técnico se vio frenado cuando el pasado 16 de marzo las obras se suspendieron por recomendación sanitaria.

Foto: AFP

Notre Dame estaba restaurando la aguja erigida por Viollet-le-Duc en el siglo 19 cuando se desató el fuego, y el desmantelamiento del andamiaje quemado es clave para acceder al epicentro del siniestro y desentrañarlo.

Esta labor iba a empezar el 23 de marzo, pero reina por ahora la calma en torno al monumento, desprovisto del bullicio de turistas, pues el confinamiento en Francia se ha extendido hasta mediados de mayo.

Estaba también en marcha la retirada de la madera calcinada sobre las bóvedas, necesaria para constatar el estado de la unión entre las piedras; hasta que esto no se realice, persiste el riesgo de hundimiento.

El comité científico creado el pasado abril para coordinar a expertos de diferentes ámbitos y asesorar a las autoridades sigue inmerso en la fase de diagnóstico; las conclusiones previstas para ser entregadas a más tardar en octubre tendrán que esperar, a decir de Aline Magnien, una de las coordinadoras del comité, que reúne a medio centenar de equipos.

Foto: AFP

Notre Dame aún estaba humeante cuando empezaron a lloverle promesas de donativos, tanto de instituciones como de las mayores fortunas del país, y en este tiempo las cuatro fundaciones encargadas de recolectar los fondos tienen confirmados casi 902 millones de euros.

Pero el costo de la restauración y el coronavirus no han sido los únicos obstáculos: el fuego fundió gran parte de las mil 326 placas de plomo que recubrían el tejado y diseminó ese metal por los alrededores en forma de partículas peligrosas para la salud.

La descontaminación de la zona paralizó las obras de finales de julio a mediados de agosto, y los fuertes vientos en otoño e invierno entorpecieron las labores.

Por ello, todavía es pronto para que el comité científico trace una posible hoja de ruta que deberá ser aprobada por la Comisión Nacional del Patrimonio y de la Arquitectura, y queda lejos el debate de si la reconstrucción debe ser fiel al monumento original o hacer una intervención contemporánea.

Foto: Xinhua

Pero en cuanto los proyectos sean validados, según Magnien, el avance puede ser rápido.

¿Tanto como para dar por cerrada esta etapa en 2024? "Depende de lo que se entienda por reabrir la catedral. Si es reabrirla al público, al culto, puede ser factible, pero sus grandes estructuras no estarán necesariamente acabadas en esa fecha. Es muy difícil saberlo", señala la experta.

La fase de reconstrucción sin duda comenzará durante el 2021", dijo monseñor Patrick Chauvet, rector de Notre-Dame.

La semana pasada el Arzobispo de la ciudad celebró una pequeña ceremonia para conmemorar el Viernes Santo en medio de la pandemia de coronavirus. Sólo siete personas asistieron al servicio en el ábside detrás de la Piedad debido a la cuarentena, pero muchos lo siguieron por televisión.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo