Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Obama, centroamericanos discuten plan piloto

WASHINGTON

WASHINGTON (AP) -- La reunión en la Casa Blanca con los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador el viernes abordó un proyecto de plan estadounidense para otorgar el estatus de refugiado a jóvenes hondureños, dijeron funcionarios de la presidencia. El plan consistiría en examinar a los jóvenes en sus países de origen para determinar si cumplen los requisitos, y comenzaría en Honduras pero podría extenderse a otros países de la región.

El secretario de prensa de la presidencia, Josh Earnest, dijo a los periodistas que el objetivo del programa era detener la afluencia de nuevos migrantes, no de resolver la situación de los miles de migrantes que ya se encuentran en el país.

Earnest dijo que las conversaciones del presidente Barack Obama con el mandatario guatemalteco Otto Pérez Molina, el hondureño Juan Orlando Hernández y el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén se enfocarán en cómo detener la afluencia de jóvenes centroamericanos a Estados Unidos, convenciéndolos de que "no serán recibidos con los brazos abiertos". Añadió que los presidentes discutirán cómo reforzar la cooperación policial entre los países para mejorar la seguridad y asegurar que los jóvenes que regresan a Centroamérica no vuelvan a caer en la situación de violencia de la que intentaban escapar.

La Casa Blanca dice que los requisitos que establece de Ley de Inmigración y Ciudadanía para otorgar el estatus de refugiado serían los mismos para los jóvenes hondureños y añadió que el objetivo es disuadir a quienes no califican como refugiados antes de que inicien el peligroso viaje.

Dos de los tres mandatarios centroamericanos han dicho que desconocen el plan.

"Este tema lo estamos tratando los tres países de forma conjunta. No miraría la razón por la cual se dé un trato a unos y un trato a otros", dijo Pérez Molina a periodistas en la Organización de los Estados Americanos. "Aquí hemos estado dando un mensaje en la misma línea el presidente de Honduras, el de El Salvador y mi persona, y esperamos que también la solución para este problema sea recíproco para los tres países".

Los tres líderes centroamericanos visitaron la mañana del viernes el Banco Interamericano de Desarrollo, cuyo presidente Luis Enrique Moreno les ofreció apoyo técnico para diseñar un plan de largo plazo que combata las causas estructurales de la crisis, con apoyo de otros gobiernos e instituciones.

En tanto, legisladores republicanos intentaban ponerse de acuerdo sobre su propio proyecto de solución a la crisis, un paquete de medidas que incluye el envío de efectivos de la Guardia Nacional a la frontera, incrementar el número de jueces de inmigración y modificar una ley para acelerar la deportación de miles de jóvenes migrantes que llegan a la frontera. El costo del paquete no llegaría a los 1.000 millones de dólares, muy por debajo de los 3.700 millones solicitados por Obama para afrontar la crisis.

Algunos republicanos que salían de una reunión en el Capitolio dijeron que era necesario tomar medidas antes de iniciar el receso anual de agosto.

"Sería un mensaje nefasto, irse de la ciudad en agosto sin haber hecho nada, sabiendo que va a agravar la crisis en la frontera", dijo el representante por Pennsylvania Charlie Dent. "Me parece que hacer nada significará que estos niños en la frontera serán enviados a comunidades como la mía".

Pero algunos legisladores conservadores contemplaban cualquier medida con escepticismo. "El nivel de gasto aceptable es cero", dijo el tejano Louie Gohmert.

La bancada republicana dijo que no aprobarían la adición de dinero sin que se hagan cambios sustanciales en la política del gobierno para que tenga más autoridad para detener y rechazar a los niños que lleguen a la frontera.