Mundo

Obligan a mujer con más de 9 meses de embarazo a dar a luz en hospital

Una juez obligó a la mujer con más de 42 semanas de gestación a dar a luz en hospital pues ella quería tener al bebé en casa

Por  Jazmín Ballesteros

Obligan a mujer con más de 9 meses de embarazo a dar a luz en hospital(Foto ilustrativa: Pixabay)

Obligan a mujer con más de 9 meses de embarazo a dar a luz en hospital | Foto ilustrativa: Pixabay

Madrid.- Embarazada de 42 semanas, la mujer que deseaba dar a luz en su casa, fue ingresada por orden judicial en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), luego de que una juez decretara su detención para practicarle un parto inducido. 

La situación en la que se encontraba la mujer era de un embarazo de bajo riesgo, así lo dijo su abogada, Francisca Fernández. 

La embarazada había tenía planeado dar a luz en casa, pero al pasar la semana 42 y ser consciente de que existía un mayor riesgo, decidió ir al hospital para un control.

En el hospital se le recomendó que se le practicara un parto inducido, tras lo cual, la mujer "salió con su pareja a dar una vuelta y reflexionar para tomar una decisión.

Cuando regresó al hospital no encontró a nadie en la sala de monitorización, así que decidió volver a su casa pues no pensó en que podría haber algún peligro. 

Sin embargo, los médicos del hospital creyeron que la embarazada estaba escapando del hospital y después de unas horas, la policía se enconraba en el domicilio de la mujer.

El subdirector de Servicios Quirúrgicos y Críticos del HUCA, quien solicitó dicha orden al Juzgado de Instrucción número 1 de Oviedo, señaló en un informe médico que, al sobrepasar en tres días la semana 42 de gestación existiría riesgo de hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina si el parto no se realizase en el hospital.

La mujer fue detenida e ingresada a la fuerza en el hospital a las 17:30 horas de este miércoles.

Se cree que la juez que dió la orden, se excedió en sus funciones. 

El hospital no ha querido dar declaraciones. Fuentes del centro sí apuntan que este no es un procedimiento habitual y que en estos casos, no puede prevalecer el deseo de la madre, sino si existe un riesgo de vida o muerte para el bebé.