Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Palestinos celebrarán la Navidad a pesar del caos de Trump

Acompañando a las decoraciones de este año hay una pancarta en protesta por la declaración de Trump en Jerusalén.

Por: El Debate

Foto: AP

Foto: AP

Jerusalén.- Los palestinos se preparan para celebrar la Navidad en la ciudad Cisjordana de Belén, el lugar de nacimiento histórico de Jesús.

Las festividades del domingo se celebran en el contexto de las protestas por la declaración del presidente Donald Trump de que Jerusalén es la capital de Israel.

Foto: AP

Funcionarios del Vaticano cruzaron un puesto de control militar israelí desde Jerusalén antes de la misa de medianoche en la Iglesia de la Natividad.

Foto: AP

Cientos de lugareños y visitantes extranjeros se reunieron en Manger Square mientras los Scouts Palestinos que jugaban gaitas desfilaban frente al árbol de Navidad. Acompañando a las decoraciones de este año hay una pancarta en protesta por la declaración de Trump en Jerusalén.

Foto: AP

El alcalde Anton Salman dice que espera que esta Navidad sea especialmente festiva, "porque queremos mostrar a la gente que somos personas que merecemos la vida, merecemos nuestra libertad, merecemos nuestra independencia, merecemos Jerusalén como nuestra capital".


Donald Trump mató la alegría de la Navidad: Jerusalén

Presidente Trump Foto: EFE

Jerusalén.- La ciudad en la que nació Jesús según el Nuevo Testamento se prepara para las fiestas del domingo y el lunes, cuando se espera que numerosos fieles acudan a la plaza del Pesebre para tomarse fotos con el árbol de Navidad y participar en la misa de medianoche de la antigua iglesia de la Natividad.

En los años buenos, la ciudad se llena de fieles y de turistas desde días antes, pero en esta ocasión había pocos visitantes extranjeros paseando por las callejuelas de la ciudad, plagadas de vendedores de gorros de Papá Noel.

Según AFP, el número de peregrinos en Israel y en los Territorios Palestinos había aumentado notablemente en 2017, hasta que el 6 de diciembre el presidente Donald Trump anunció la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Desde entonces, decenas de grupos anularon sus viajes, según el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, uno de los más altos dignatarios católicos romanos de Oriente Próximo, y ha habido manifestaciones casi diarias en los Territorios Palestinos.

Trump 'mató la alegría'

Foto: AP

El anuncio de Trump "creó tensiones en torno a Jerusalén y desvió la atención de la Navidad", lamentó Pizzaballa.

El vicepresidente estadounidense tenía previsto ir esta semana a Jerusalén y a la iglesia de la Natividad de Belén, pero modificó su programa y anuló su visita a los Territorios Palestinos. Su gira por Medio Oriente finalmente fue pospuesta, oficialmente por motivos internos de Estados Unidos.

Pero según Jane Zalfou, una cristiana de Belén de 37 años, el daño ya está hecho: Trump "mató la alegría" de Navidad.

"Lo que ha ocurrido no es una nimiedad. Hace mucho tiempo que los palestinos esperan el reconocimiento de sus derechos", declaró.

En Cisjordania y Jerusalén viven unos 50.000 cristianos, un 2% de una población de mayoría musulmana. Muchos de ellos viven en Belén y sus alrededores.

Influencia evangelista

Vicepresidente estadounidense. Foto: @mike_pence

Una parte importante de estos cristianos comparte con los musulmanes una visión nacional de Jerusalén.

Los cristianos palestinos viven con amargura la ironía de ver cómo otros cristianos, los evangelistas estadounidenses de los que forma parte Pence, ejercen una gran influencia en la decisión de Trump y apoyan con tanto fervor a Israel.

Laurie Cardoza-Moore, una influyente evangelista, explica a la AFP que los evangelistas quieren ver a los judíos reconstruir su templo en Jerusalén, lo que se supone que facilitaría el regreso de Cristo.

Los cristianos estadounidenses que apoyan a Israel ignoran totalmente la ocupación de los Territorios, según Mitri Raheb, un pastor de una iglesia luterana de Belén.

A pesar de ser una ciudad santa, Belén es uno de los escenarios frecuentes del conflicto israelo-palestino. El muro de separación de cemento construido por Israel es visible en casi toda la ciudad.

"Por desgracia, Trump y quienes están con él someten a los cristianos de Palestina a su agenda política", señala Mitri Raheb.

"Es como si hubieran apuñalado por la espalda a los palestinos en general y a los cristianos palestinos en particular", añade.

"¿Quién le dio ese derecho a Trump? ¡Está claro que no fuimos nosotros!", se indigna Georgette Qassis, una mujer de 65 años con un chal azul con el nombre de Jesús. 

En esta nota: