Mundo

Papa Francisco pasea a niños migrantes en su papamóvil

Los niños migrantes que procedían de Siria, Nigeria y Congo, saludaron con la mano al Papa Francisco, y subieron al papamóvil

Por  AP

Un grupo de niños migrantes recién llegados desde Libia pasean con el papa a bordo del papamóvil al inicio de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano(AP)

Un grupo de niños migrantes recién llegados desde Libia pasean con el papa a bordo del papamóvil al inicio de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano | AP

Ciudad del Vaticano.- Este miércoles, al papamóvil de papa Francisco paseó se sumaron ocho niños migrantes recién llegados a Italia desde Libia. Es el último gesto del pontífice para mostrar su solidaridad con los solicitantes de asilo y con quienes viven en los márgenes de la sociedad.

Los niños que se subieron al vehículo del papa procedían de Siria, Nigeria y Congo, al comienzo de su audiencia general semanal y recorrió la Plaza de San Pedro con ellos en el asiento trasero. Algunos saludaron con la mano, otros hicieron gestos con el pulgar hacia arriba antes de despedirse de Francisco con abrazos y una selfie.

Según el Vaticano, algunos de los migrantes llegaron a Italia en barco hace unos meses, mientras que otros lo hicieron el 29 de abril acompañados por sus familias a través de un corredor humanitario. Todos estaban siendo atendidos por una organización humanitaria en Roma.

Francisco discrepa con el gobierno conservador de Italia acerca de la necesidad de recibir e integrar a los migrantes, y su gesto del miércoles incrementa la tensión con los políticos de extrema derecha antes de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 26 de mayo.

El último incidente entre las dos partes se produjo durante el fin de semana, cuando el principal ayudante para asuntos de caridad de Francisco se metió en un pozo para restaurar la electricidad en un edificio lleno de ocupantes ilegítimos luego de que la compañía eléctrica cortó el suministro por impago.

Tras un viaje a un campo de refugiados en la isla griega de Lesbos en 2016, Francisco regresó al Vaticano con una docena de sirios en su avión.