Mundo

Papa cambia a obispo de Santiago acusado de encubrir abuso sexual

Francis aceptó la renuncia de Ezzati y nombró un reemplazo temporal para gobernar la arquidiócesis más importante de Chile

Por  AP

Papa cambia a obispo de Santiago acusado de encubrir abuso sexual(Foto: AP)

Papa cambia a obispo de Santiago acusado de encubrir abuso sexual | Foto: AP

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco reemplazó el sábado al Cardenal Ricardo Ezzati como arzobispo de Santiago de Chile, luego de que fue sometido a una investigación criminal en el escándalo de encubrimiento y abuso sexual de la iglesia.

Francis aceptó la renuncia de Ezzati y nombró un reemplazo temporal para gobernar la arquidiócesis más importante de Chile: el fraile capuchino nacido en España y actual obispo de Copiapó, Chile, monseñor Celestino Aos Braco.

En una declaración que pedía oraciones por su nuevo trabajo, Aos reconoció las dificultades que se avecinaban, destacando la "luz y oscuridad, el éxito y las deficiencias, las heridas y los pecados" de la iglesia de Santiago. Pero Aos también enfrentó acusaciones de encubrimiento después de que un ex seminarista lo acusó de ayudarlo a detener su caso hace años.

Ezzati, de 77 años, presentó su renuncia a Francis hace dos años cuando alcanzó la edad de jubilación obligatoria de 75 años. Pero Francis lo mantuvo, y Ezzati se convirtió en el punto culminante de la ira de los sobrevivientes de abuso por mal manejo de varios casos de abuso.

el recién elegido cardenal Ricardo Ezzati Andrello, arzobispo de Santiago de Chile. Foto: AP

El viernes pasado, un tribunal de apelaciones en Chile permitió a los fiscales continuar investigando a Ezzati por un supuesto encubrimiento, rechazando su moción para desestimar el caso y retirarse de la investigación, informaron medios chilenos.

Ezzati ha negado encubrir ningún caso, pero ha reconocido el dolor de las víctimas de abuso y se ha comprometido a promover la transparencia.

El propio Francis se vio envuelto en el escándalo en Chile después de desacreditar inicialmente a las víctimas durante su viaje al país en 2018, lo que provocó una crisis de confianza en la jerarquía chilena y su propio liderazgo.

Después de darse cuenta de su error y de disculparse con las víctimas, Francis convocó a todos los más de 30 obispos activos de Chile al Vaticano en mayo pasado y los armó para ofrecer sus renuncias. Con la renuncia de Ezzati el sábado, Francis ha aceptado a ocho de ellos.

el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, da su primera misa después de regresar del Vaticano, en Santiago. Foto: AP

Los sobrevivientes de abusos chilenos han acusado a Ezzati y su predecesor en Santiago, el cardenal Javier Errazuriz, de proteger a los sacerdotes depredadores y desacreditar a las víctimas. En las últimas semanas, Ezzati se ha visto envuelta en un nuevo escándalo después de que un hombre lo demandara por supuestamente encubrir su violación dentro de la catedral.

El escándalo de abuso en Chile estalló por primera vez en 2009, cuando las víctimas acusaron públicamente a uno de los predicadores más prominentes del país, el Reverendo Fernando Karadima, de molestarlos durante años. Errazuriz inicialmente archivó una investigación, solo para que el Vaticano finalmente condene a Karadima en un tribunal de la iglesia.

En medio de la nueva erupción del escándalo el año pasado, Francis endureció la sanción contra Karadima y lo derribó.

Francis había provocado la reciente crisis al defender enérgicamente a uno de los protegidos de Karadima, el obispo Juan Barros, contra las acusaciones de haber presenciado el abuso de Karadima y haberlo ignorado. Pero después de darse cuenta de que algo estaba mal, Francis ordenó una investigación en el Vaticano que descubrió décadas de abusos y encubrimientos por parte de los líderes de la iglesia chilena, incluidos Barros y Ezzati.

Los encuestadores han citado el escándalo de Karadima como el punto de inflexión en la progresiva pérdida de credibilidad de la iglesia chilena entre los chilenos comunes.

Una de las víctimas de Karadima y el crítico más duro de Ezzati, Juan Carlos Cruz, dio la bienvenida al nombramiento de Aos, y tuiteó que "todo es mejor que Ezzati y su banda".

Pero un ex seminarista, Mauricio Pulgar, dijo que Aos no le permitió presentar pruebas o testigos para respaldar sus acusaciones de abuso por parte de un sacerdote, el reverendo Jaime LaFonseca, cuando las presentó por primera vez en 2012.

En una entrevista con The Associated Press, Pulgar dijo que Aos, a quien se le había encomendado investigar el caso mientras vivía en Valparaíso, "encubrió a los abusadores y uno de ellos era Jaime LaFonseca y eso le permitió seguir abusando por otros seis años".

La Fonseca fue finalmente derrocado el año pasado.

La Iglesia chilena no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el sábado sobre el papel de Aos en el caso LaFonseca.