Mundo

Paraguay registra una cuarta muerte por COVID-19 en su sistema penitenciario

Las autoridades detallaron que la víctima es una funcionaria de prisiones, de 64 años, que estaba internada en un hospital público en Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay

Por  EFE

Paraguay registra hasta la fecha 52 fallecimientos por el coranavirus y unos 5.600 positivos(EFE)

Paraguay registra hasta la fecha 52 fallecimientos por el coranavirus y unos 5.600 positivos | EFE

Asunción.- Una funcionaria de prisiones perdió la vida este lunes a causa del coronavirus, la cuarta víctima de esa enfermedad dentro del sistema penitenciario, todas ocurridas en el penal de Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay y uno de los focos de la pandemia.

La mujer, de 64 años, estaba internada en un hospital público de esa ciudad, frontera con Brasil, informó el Ministerio de Justicia en un comunicado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La penitenciaria regional de Ciudad del Este fue la primera de Paraguay donde se dio un brote de coronavirus, el mes pasado, que causó la muerte de dos agentes de prisiones y de un preso.

Posteriormente se registraron casi una veintena de positivos en la cárcel de Tacumbú, en Asunción, la mayor del país, con 2.600 presos.

El ministerio de Salud no se pronunció sobre la muerte de la funcionaria, a la espera de divulgar esta noche su reporte diario de contagios.

Paraguay registra hasta la fecha 52 fallecimientos por el coranavirus y unos 5.600 positivos.

Un total de 21 muertes se dieron en el departamento de Alto Paraná, cuya capital es Ciudad del Este.

El sábado el departamento registró tres fallecimientos, el mayor número de víctimas fatales en un día a nivel país.

Ello en dentro de la curva ascendente dibujada en julio, que con 32 muertes se manifestó como el más letal desde la aparición del COVID-19, en marzo.

El sábado fue también el día en que entraron en vigor las medidas especiales que regirán en Alto Paraná Ciudad del Este para frenar esa curva, con una duración de dos semanas.

La normativa fue sujeta a modificaciones por parte del Gobierno, que días antes había anunciado el retroceso a la fase cero de la cuarentena de ese territorio, el motor de la economía fronteriza.

Sin embargo, tras las protestas e incidentes violentos ocurridos en Ciudad del Este contra esa retroceso, el Gobierno acordó con las autoridades locales levantar algunas restricciones y permitir la actividad de los comercios, pero en una franja horaria concreta.

La emergencia sanitaria impuesta en la zona limita la circulación de los pobladores a las necesidades básicas, como adquisición de alimentos o medicamentos.

Y prohíbe el ingreso al departamento desde otras partes del país, excepto para las actividades permitidas como el transporte de mercancías.

También te puede interesar:


No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo