Selecciona tu región
Mundo

Pastor golpea en la cabeza a pistolero y detiene tiroteo, murió una persona en iglesia de California

Las autoridades dijeron que el tiroteo terminó después de que el hombre armado mató a un hombre e hirió a cinco personas mayores

Por AP

-

California.- Un hombre abrió fuego durante un almuerzo en una iglesia del sur de California, mató a una persona e hirió a cinco adultos mayores antes de que un pastor golpeara al atacante en la cabeza con una silla y los feligreses lo ataron con cuerdas cuerdas electricas.

Jerry Chen acababa de entrar a la cocina del salón de compañerismo de la iglesia alrededor de la 1:30 pm del domingo cuando escuchó los disparos.

Chen, de 72 años, miembro desde hace mucho tiempo de la Iglesia Presbiteriana de Taiwán de Irvine, que adora en la Iglesia Presbiteriana de Ginebra en Laguna Woods, se asomó por la esquina y vio a otros gritando, corriendo y agachándose debajo de las mesas.

“Sabía que alguien estaba disparando”, dijo. “Estaba muy, muy asustado. Salí corriendo por la puerta de la cocina para llamar al 911”.

Las autoridades dijeron que el tiroteo terminó después de que el hombre armado mató a un hombre e hirió a cinco personas mayores antes de que los fieles le ataron las piernas con un cable eléctrico hasta que llegaron los agentes. Cuatro de las cinco personas heridas sufrieron heridas graves de bala; sus condiciones no estaban disponibles de inmediato el lunes por la mañana.

La iglesia fue acordonada el lunes con cinta policial amarilla. Foto: AP

David Chou, de 68 años, de Las Vegas ha sido fichado por un cargo de asesinato y cinco cargos de intento de asesinato, tuiteó el Departamento del Sheriff del Condado de Orange. Los registros de la cárcel muestran que Chou está detenido con una fianza de $ 1 millón. No se sabe de inmediato si tiene un abogado que pueda hablar en su nombre.

La iglesia fue acordonada el lunes con cinta policial amarilla y se dejaron varios ramos de flores fuera de los terrenos de la iglesia.

Pero el domingo por la tarde, Chen dijo que estaba tan conmocionado que no pudo decirle al operador su ubicación cuando llamó al 911 desde el estacionamiento de la iglesia.

“Tuve que pedirle a otra persona la dirección”, dijo.

Chen dijo que un grupo de unos 40 feligreses se habían reunido en el salón de compañerismo para un almuerzo después de un servicio matutino para dar la bienvenida a su expastor Billy Chang, un miembro querido y respetado de la comunidad que había servido a la iglesia durante 20 años. Chang regresó a Taiwán hace dos años. Esta fue su primera vez en Estados Unidos, dijo Chen.

“Todos acababan de terminar de almorzar”, dijo. “Se estaban tomando fotos con el pastor Chang. Acababa de terminar mi almuerzo y fui a la cocina".

La policía resguarda la escena del tiroteo. Foto: AP

Fue entonces cuando escuchó los disparos y salió corriendo.

Poco después, Chen dijo que escuchó los detalles de lo que sucedió adentro de otros que salieron. Los compañeros de la congregación le dijeron a Chen que cuando el pistolero se detuvo para recargar, Chang lo golpeó en la cabeza con una silla mientras otros se movían rápidamente para agarrar su arma. Luego lo sometieron y lo ataron, dijo Chen.

“Fue increíble lo valientes que fueron (Chang) y los demás”, dijo. "Esto es muy triste. Nunca, nunca pensé que algo así sucedería en mi iglesia, en mi comunidad”.

La mayoría de los miembros de la iglesia son inmigrantes taiwaneses mayores y altamente educados, dijo Chen.

“Somos en su mayoría jubilados y la edad promedio de nuestra iglesia es de 80 años”, dijo.

El subalguacil del condado de Orange, Jeff Hallock, elogió el rápido trabajo de los feligreses para detener al pistolero.

“Ese grupo de feligreses mostró lo que creemos que es un heroísmo y una valentía excepcionales al intervenir para detener al sospechoso. Sin duda, previnieron lesiones y muertes adicionales”, dijo Hallock.

"Creo que es seguro decir que si la gente no hubiera intervenido, podría haber sido mucho peor”.

Pero cuando se identificó al tirador como un hombre asiático, surgieron otras preguntas a medida que continúa la investigación sobre la violencia y el motivo del pistolero.

El caso está en sus primeras etapas, dijo Hallock. Dijo que las muchas preguntas sin respuesta incluyen si el agresor asistió al servicio de la iglesia, si los miembros de la iglesia lo conocían y cuántos disparos se hicieron.

El tiroteo ocurrió en un área con un grupo de lugares de culto, incluidas iglesias católicas, luteranas y metodistas y una sinagoga judía.

Entre los heridos por disparos había cuatro hombres asiáticos, de 66, 75, 82 y 92 años, y una mujer asiática de 86 años, dijo el departamento del alguacil.

No quedó claro de inmediato si todas las víctimas eran de ascendencia taiwanesa o si el atacante también tiene vínculos con Taiwán.

El gobierno elegido democráticamente de Taiwán ha adoptado durante mucho tiempo un enfoque de no intervención con respecto a la religión en la isla, donde la mayoría sigue el budismo y las creencias tradicionales chinas, pero donde también prosperan el cristianismo y otras religiones.

El principal representante de Taiwán en Eestados Unidos, Bi-khim Hsiao, ofreció sus condolencias a las familias en Twitter.

“Me uno a las familias de las víctimas y las comunidades estadounidenses de Taiwán en el dolor y rezo por la pronta recuperación de los sobrevivientes heridos”, escribió Hsiao el domingo.

El tiroteo más mortífero dentro de una iglesia de Estados Unidos, fue en 2017 en Sutherland Springs, Texas. Un hombre armado abrió fuego durante un servicio dominical en la Primera Iglesia Bautista y mató a más de dos docenas de personas.

Te recomendamos leer: 

Investigan tres tiroteos que dejaron tres muertos y 21 heridos en Milwaukee

En 2015, Dylann Roof disparó docenas de balas durante la oración final de una sesión de estudio bíblico de 2015 en la iglesia Mother Emanuel AME de Charleston en Carolina del Sur. Nueve miembros de la congregación negra murieron en la violencia racista y Roof se convirtió en la primera persona en los Estados Unidos sentenciada a muerte por un crimen de odio federal. Su apelación permanece ante la Corte Suprema.

Heridos por tiroteo en la escuela Timberview en Arlington, Texas
Síguenos en