Mundo

Perú promete recursos para Amazonía tras protesta con tres muertes

El enfrentamiento entre nativos y policías ocurrió el sábado, los indígenas protestaron contra la contaminación frente al campamento de la petrolera canadiense PetroTal, en la localidad de Bretaña

Por  AFP .

El ministro de Cultura, Alejandro Neyra (c)(Ministerio de Cultura del Perú)

El ministro de Cultura, Alejandro Neyra (c) | Ministerio de Cultura del Perú

Lima.- Perú prometió el lunes recursos para la Amazonía, foco de la pandemia de covid-19, tras la muerte de tres indígenas en choques con la policía durante una protesta contra la contaminación y las deficiencias sanitarias frente al campamento de una petrolera canadiense.

"Hemos acordado reforzar la atención primaria en salud, ante el covid-19, específicamente en Bretaña, pero en general en la región de Loreto", dijo a la televisora estatal el ministro de Cultura, Alejandro Neyra, desde el hospital regional de Iquitos, principal ciudad de la Amazonía peruana, foco de la infección de coronavirus desde hace cinco meses.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

"Hemos venido a ver a los heridos" en los enfrentamientos, 17 policías y nativos hospitalizados, agregó Neyra, cuyo portafolio se encarga de las relaciones con los pueblos indígenas de Perú.

El ministro viajó a esa zona petrolera de la selva, donde se reunió el domingo con dirigentes nativos luego que la calma retornara al campamento.

"Hemos acordado retomar el plan de cierre de brechas" de pobreza y salud, indicó Neyra, sin dar detalles sobre el monto de los recursos ni sobre los principales pedidos de las comunidades amazónicas.

"Nosotros hacemos un llamado al Gobierno central para que atienda a las comunidades indígenas, pero también a los indígenas a no reaccionar violentamente, eso no ayuda a ponernos de acuerdo", dijo en tanto Elisbán Ochoa, el gobernador de Loreto, región donde nace el río Amazonas.

- 12.000 barriles menos -

El enfrentamiento entre nativos y policías ocurrió cerca de la medianoche del sábado, cuando unos 70 pobladores armados -según ellos con lanzas y flechas y según la policía también con escopetas de perdigones- intentaron tomar el campamento de la empresa canadiense PetroTal, en la localidad de Bretaña, en esa región selvática del noreste de Perú.

Los indígenas exigen a la empresa que paralice sus trabajos en un pozo petrolero conocido como Lote 95, alegando que contamina la zona a raíz de varios derrames pasados. El domingo PetroTal anunció la suspensión de sus operaciones en la zona, donde tiene un centenar de trabajadores.

La suspensión de labores en el Lote 95 provocará que PetroTal deje de producir 12.000 barriles de crudo diarios -40% de la producción nacional- anunció el gerente general en Perú de la empresa canadiense, Rolando Egúsquiza, citado por la prensa local.

La pandemia del nuevo coronavirus ha sido especialmente severa en la Amazonía peruana, donde viven decenas de etnias indígenas en situación de pobreza.

Con 33 millones de habitantes, Perú registra más de 478.000 contagios y supera los 21.000 muertos por covid-19. Es el tercer país con más casos y contagios en la región después de Brasil y México.

- Distintas versiones -

Según el Ministerio del Interior, el choque comenzó cuando los indígenas, que también llevaban escopetas, dispararon e hirieron a un policía con perdigones.

En cambio, la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte del Perú (Orpio) dijo que fueron los agentes quienes "iniciaron" el enfrentamiento.

"La policía, entre la turba, empezó a tirar ráfagas e incluso los mismos policías se han disparado entre ellos, por la oscuridad", dijo la organización en un comunicado.

"Los hermanos indígenas no tenían armas de fuego. Solo llevaron sus flechas como herramienta de defensa ancestral, de uso tradicional y cultural, ellos quisieron entrar a tomar la estación", añadió la Orpio.

La protesta tenía como objetivo expresar el rechazo hacia "la empresa petrolera y el Estado ante el abandono y muerte de sus familiares por falta de tratamiento, medicinas por culpa de la COVID-19", agregó.

Iquitos estuvo en el ojo de la pandemia en mayo, cuando sus hospitales se vieron desbordados por falta de oxígeno medicinal y las morgues no daban abasto.

Loreto, fronteriza con Brasil, Colombia y Ecuador, es la región más extensa y menos poblada de Perú, pero una de las más afectadas por el coronavirus.

En la selva peruana prácticamente no hay carreteras y el transporte es sobre todo fluvial, lo que movilizó al gobierno a establecer puentes aéreos para hacer llegar la ayuda sanitaria.

También te puede interesar:

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo