Mundo

Polémica tras el encuentro de Trump con Nadia Murad en la Casa Blanca

El encuentro entre Trump y la activista Nadia Murad desató polémica por la evidente indiferencia y frívola actitud del mandatario

Por  EFE

El presidente Donald Trump en su encuentro con Nadia Murad en la Casa Blanca.(Foto: AP)

El presidente Donald Trump en su encuentro con Nadia Murad en la Casa Blanca. | Foto: AP

Washington.- El presidente Donald Trump ha desatado una neva polémica luego de que se difundiera un video donde recibe a la activista iraquí Yazidí Nadia Murad en la Casa Blanca con evidente indiferencia hacia lo que ella relata, aparentemente sólo interesado en su Nobel de la Paz.

El video, divulgado hoy por varios medios, refleja la interacción entre Trump y Murad durante un encuentro que el mandatario mantuvo este miércoles en el Despacho Oval con defensores de la libertad religiosa en varios países.

Murad, de pie a la derecha de Trump y entre varias de las otras activistas, le pide al presidente ayudar a la comunidad yazidí a regresar a su territorio en Irak mientras el mandatario, sentado en su escritorio, mantiene el cuerpo girado hacia el frente y apenas la mira esporádicamente, sin prestar aparentemente mucha atención.

"Si no puedo volver a mi país y vivir en un lugar seguro y recuperar mi dignidad, esto no se trata del Estado Islámico (EI). Se trata de que estoy en peligro. Mi gente no puede volver", lamentó la nobel, que obtuvo ese galardón en 2018.

Foto: AP

Mataron a mi madre, mataron a mis seis hermanos", añadió Murad.

Trump se giró entonces ligeramente hacia ella y le preguntó: "¿Dónde están ahora?", y Murad repitió: "Los mataron. Están en las fosas comunes en Sinyar".

La activista le pidió por favor que "haga algo" para ayudar a los yazidíes, a lo que el mandatario respondió que él conoce "muy bien la región" y que seguirá siendo "fuerte" en su política.

Entonces, Trump preguntó: "¿Le dieron el premio Nobel? Eso es increíble. ¿Y por qué razón se lo dieron? Quizá puede explicarlo", a pesar de que Murad acababa de contar su historia.

La activista recordó que ella fue la primera mujer que pudo salir de Irak y contar que el EI había "violado a miles de mujeres yazidíes", y Trump replicó: "Entonces, usted se escapó".

Me escapé, pero todavía no tengo mi libertad", concluyó Murad.

Trump no ha ocultado su deseo de obtener el Nobel de la Paz, y ha dado señales de envidiar el hecho de que su predecesor, Barack Obama, obtuviera ese galardón en 2009.

En febrero pasado, Trump dijo que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, le había nominado para el Nobel porque él había "conseguido" que Corea del Norte detuviera sus lanzamientos de misiles, a raíz del proceso de distensión con EE.UU.

Nadia Murad, activista iraquí y Premio Nobel de la Paz. Foto: AFP

Su aparente falta de interés en la historia de Murad generó una oleada de críticas en las redes sociales, entre ellas la de Walter Shaub, que fue director de la oficina de ética en la Casa Blanca bajo el Gobierno de Obama.

"La expresión de dolor en su rostro (de Murad) cuando él dice (lo del Nobel) es dura de contemplar. Él simplemente carece de la parte del cerebro capaz de la empatía", opinó Shaub en Twitter.

En la misma reunión, Trump también pareció no saber de dónde proceden los rohinyás, entre los que cientos de miles han huido desde su Birmania natal hasta el vecino Bangladesh debido a una campaña militar del Ejército, que ha sido acusado de genocidio y limpieza étnica por la ONU.

Cuando un refugiado rohinyá, Mohib Ullah, le pidió a Trump ayudar a su pueblo a "volver a casa lo antes posible", el mandatario preguntó "dónde es eso". 

Más noticias: